Publicado 22/09/2022 19:47

Puigdemont niega que Junts haya lanzado un ultimátum a ERC y ve "normal" que se cumpla el acuerdo

El expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont en una conferencia en Viena
El expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont en una conferencia en Viena - CEU

Descarta convocar un nuevo referéndum o hacer una nueva declaración de independencia

BARCELONA, 22 Sep. (EUROPA PRESS) -

El expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont ha negado que Junts haya lanzado un ultimátum a ERC y ha asegurado que "es normal que Junts pida que se cumpla el acuerdo" de legislatura que firmaron ambos partidos hace año y medio para formar gobierno.

Lo ha dicho en una conferencia este jueves en la Central European University de Viena (Austria), donde ha afirmado que espera que ERC respete este acuerdo: "No tengo duda de que ellos respetarán el acuerdo. No es un ultimátum", ha aclarado.

Puigdemont también ha afirmado que Catalunya está preparada para actuar como un Estado independiente, y ha sostenido que no es necesario "convocar un nuevo referéndum ni una nueva declaración de independencia", ya que considera que sigue vigente la que él mismo realizó en el Parlament en 2017.

"La única manera de organizar un nuevo referéndum es si España acepta uno", ha asegurado el expresidente catalán, que ha explicado que suspendió los efectos de la declaración de independencia en 2017 a la espera de que se abriese una ventana de oportunidad para el diálogo, algo que lamenta que no pasó.

PRÓXIMO PASO

Puigdemont ha asegurado que Catalunya debe prepararse para el próximo paso si el proceso de diálogo fracasa, como cree que ocurrirá porque "no hay nada que esperar del Estado español", y ha añadido que la respuesta debe ser colectiva y fuerte y retomarse desde la declaración de independencia.

El también eurodiputado ha reclamado que España permita hacer un referéndum de autodeterminación en Catalunya: "Si perdemos el referéndum mi compromiso es no pedir otro cada cinco años. Tenemos que respetar el resultado durante una generación", ha defendido.

Ha sostenido que lo que divide a una sociedad es "no tener herramientas para resolver sus diferencias", y ha afirmado que lo arriesgado no es preguntarse si qué hacer si hay más apoyo a la independencia que a permanecer en España, sino no tener las herramientas para resolver estas discrepancias.

Preguntado por una posible radicalización del movimiento independentista, el expresidente catalán ha reconocido que es un riesgo, pero cree que solo hay una minoría de independentistas catalanes radicalizados y también personas "decepcionadas, incluso con los políticos catalanes, probablemente con razón", ha matizado.

También ha reprochado que el Gobierno central no pida que el catalán pueda ser utilizado en el Congreso, y ha subrayado que "los derechos lingüísticos son derechos humanos" y se necesita una nueva aproximación sobre el uso del catalán como lengua oficial.

Contador