Mari Ángeles Grajal, apoyada en su hijo Jacobo y rota de dolor, sale del funeral de Jaime Ostos