Unas típicas ratas africanas llegaron desde el sudeste asiático

Actualizado 22/11/2012 12:31:15 CET
Rata
VINCENT HERBRETEAU

MADRID, 22 Nov. (EUROPA PRESS) -

Un equipo internacional de investigadores liderado por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) ha revelado el árbol genealógico de las 'ratas de las raíces, fruto de migraciones de Asia a África.

Así, este grupo de científicos ha realizado el primer análisis de las relaciones evolutivas de las especies, actuales y fósiles, que componen la subfamilia de roedores muroideos Rhizomyinae. Los resultados del estudio, publicado en 'Cladistics', muestran que el origen de las especies africanas de estos roedores cavadores es fruto de múltiples fenómenos de dispersión desde Asia durante el Mioceno (hace entre 23 y 5 millones de años aproximadamente).

"Los Rhizomyinae presentan actualmente un área de distribución discontinua, ya que solo se encuentran en el Sureste asiático y en el Este de África. Hasta ahora, las relaciones entre los asiáticos, como las ratas del bambú, y los africanos, como las ratas topo, eran un enigma, pero gracias a este estudio hemos podido descifrar su evolución", ha explicado la investigadora del CSIC Raquel López Antoñanzas, del Museo Nacional de Ciencias Naturales.

Hoy en día, esta subfamilia de roedores está compuesta por tres géneros: los asiáticos 'Cannomys' y 'Rhizomys' y el africano 'Tachyoryctes'. "A pesar de su escasa diversificación actual, gracias a los restos fósiles de más de 30 especies que se han ido descubriendo, sabemos que estos animales tuvieron un pasado floreciente", ha añadido la investigadora.

CINCO MIGRACIONES

Según el estudio, los roedores 'Rhizomyinae' son originarios de Asia y desde allí protagonizaron hasta cinco dispersiones, tres durante el Mioceno inferior y dos más durante el superior. Las tres primeras dieron lugar a las especies 'Prokanisamys de Libia y a los taxones kenianos 'Pronakalimys' y 'Nakalimys'.

En la primera de las migraciones del Mioceno superior apareció la especie etíope Protachyoryctes makooka, mientras que la segunda es el origen de todas las especies africanas actuales. El estudio ha contado con la participación del Museo Peabody de Arqueología y Etnografía, de la Universidad de Harvard, en Estados Unidos.