La agricultura de la UE no es viable para el futuro y no mejorará la protección del medio ambiente, según expertos

Publicado 01/08/2019 20:19:42CET
Agricultura UE
Agricultura UECAIB- ARCHIVO

MADRID, 1 Ago. (EUROPA PRESS) -

Una investigación de expertos alemanes concluye que es poco probable que las actuales propuestas de reforma de la Comisión de la UE sobre la Política Agrícola Común (PAC) mejoren la protección del medio ambiente, según publican en la revista 'Science'.

Científicos liderados por el Centro Alemán de Investigación Integrativa de Biodiversidad (iDiv), el Centro Helmholtz de Investigación Ambiental (UFZ) y la Universidad de Gotinga señalan que, si bien la UE se ha comprometido a una mayor sostenibilidad, esto no se refleja en la propuesta de reforma de la PAC.

Los autores muestran cómo el proceso de reforma en curso todavía podría acomodar hallazgos científicos concluyentes y la demanda pública para abordar los desafíos ambientales, incluido el cambio climático.

Las áreas agrícolas cubren 174 millones de hectáreas, o el 40 por ciento del área de la UE (más del 50 por ciento en Alemania). La intensificación del uso de la tierra, principalmente por parte de la agricultura, es identificada por la Plataforma Intergubernamental de Ciencia y Política sobre Biodiversidad y Servicios de los Ecosistemas (IPBES) como la causa número uno de pérdida de biodiversidad, con riesgo para el bienestar humano como resultado de la pérdida de biodiversidad y servicios de los ecosistemas.

La Unión Europea, y por lo tanto también Alemania, se han comprometido en varios acuerdos internacionales para avanzar hacia la agricultura sostenible, la protección de la biodiversidad y la lucha contra el cambio climático.

Con aproximadamente el 40 por ciento del presupuesto total, la Política Agrícola Común de la Unión Europea es una de las áreas de política más importantes para implementar estos compromisos internacionales.

"La propuesta hecha por la Comisión Europea para la PAC después de 2020, publicada en junio de 2018, demuestra muy poco de esta intención", advierte un equipo de investigación dirigido por el doctor Guy Pe'er, del iDiv, y el doctor Sebastian Lakner, de la Universidad de Gotinga.

Los investigadores analizaron la propuesta de la PAC después de 2020 con un enfoque en tres preguntas: ¿Es la propuesta de reforma compatible con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la ONU, refleja el debate público sobre la agricultura y ofrece una clara mejora en comparación a la actual PAC?

El análisis se basó en una revisión exhaustiva de la literatura con alrededor de 450 publicaciones, abordando temas como la efectividad, la eficiencia y la relevancia de la PAC. La conclusión de los científicos es que la propuesta representa un claro paso atrás en comparación con el actual.

"Tomar en serio la sostenibilidad y los ODS requiere una profunda reflexión sobre la política agrícola, sus presupuestos e instrumentos, y el desarrollo de buenos indicadores para medir el éxito --dice el ecologista Guy Pe'er--. Más allá de las palabras, encontramos poco de eso". Según los investigadores, el CAP tiene el potencial de apoyar al menos nueve de los diecisiete ODS, pero actualmente solo contribuye a lograr dos de ellos.

Los investigadores también critican que la UE quiere mantener algunos de los instrumentos de la PAC que han demostrado ser ineficientes, perjudiciales para el medio ambiente y socialmente injustos.

Un ejemplo clave para un instrumento ineficiente son los pagos directos en el llamado Pilar 1 de la PAC. Alrededor de 40 mil millones de euros (alrededor del 70 por ciento del presupuesto de la PAC) se pagan a los agricultores solo en función del área cultivada. Esto lleva a una distribución desigual de fondos: el 1,8 por ciento de los receptores recibe el 32 por ciento del dinero.

"Estos pagos compensatorios, introducidos provisionalmente en 1992 como una solución provisional, carecen de una justificación científica sólida", dice el economista agrícola Sebastian Lakner, de la Universidad de Gotinga. Según el análisis de los investigadores, los pagos directos contribuyen muy poco a los objetivos ambientales o sociales.

Esta crítica no es nueva, y ya fue reflejada por la UE en 2010 con el llamado 'Greening' de pagos directos, pero el intento de Greening fue diluido por la presión política durante el último proceso de reforma y terminó en gran medida ineficaz, dicen los investigadores.

La Comisión de la UE propone mantener e incluso expandir los pagos directos, pero se le ocurrió una llamada "nueva arquitectura verde" en respuesta a las críticas generalizadas. Esto incluye una expansión de los buenos criterios agrícolas ambientales y nuevas medidas voluntarias llamadas 'eco-esquemas' en el Pilar 1.

Además, la comisión de la UE declara que el 40 por ciento de la PAC se etiquetará como 'amigable con el clima'. Pero según los investigadores, este cálculo sigue siendo cuestionable. Y aunque las emisiones agrícolas de gases de efecto invernadero están aumentando en lugar de disminuir, la Comisión no ofrece instrumentos específicos adecuados para abordar el cambio climático.

El pilar 2, llamado 'Programa de desarrollo rural', ofrece herramientas mucho mejores para abordar la protección de la biodiversidad y el cambio climático. Si bien los instrumentos ambientales en el Pilar 2 ocupan solo una décima parte del Pilar 1, la Comisión sugiere recortar considerablemente el Pilar 2 en un 28 por ciento en los próximos años, arriesgando tanto el medio ambiente como las sociedades rurales, según los investigadores.

Los investigadores creen que la razón clave de las deficiencias ambientales radica en un proceso de reforma desequilibrado que permite a las poderosas organizaciones de lobby oportunidades de gran alcance para influir en la reforma y promover sus propios intereses, excluyendo a actores importantes de la ciencia y la sociedad.

"La UE obviamente carece de la voluntad de satisfacer la demanda pública de agricultura sostenible y de implementar los objetivos ambientales y de desarrollo globales prometió --dice Pe'er--. Los intereses del lobby claramente han superado tanto la amplia evidencia como los intereses públicos".

Según una encuesta de la UE, el 92 por ciento de los ciudadanos y el 64 por ciento de los agricultores dicen que la PAC debería mejorar su desempeño con respecto a la protección del medio ambiente y el clima.

Los investigadores ven la terminación de los pagos directos como una tarea clave para mejorar el CAP. A corto plazo, el Pilar 2 debería fortalecerse, y las medidas que han demostrado ser beneficiosas para la biodiversidad y la sostenibilidad deberían ser apoyadas para cumplir con los ODS.

Pe'er y Lakner ven al Parlamento Europeo recién elegido como una oportunidad para remodelar el proceso de reforma para cumplir con la voluntad pública y los compromisos de la UE con las obligaciones internacionales: "Hay suficiente evidencia científica sobre lo que funciona y lo que no, especialmente con respecto al medio ambiente", argumenta Pe'er.

"Debería ser de interés central para la Comisión de la UE utilizar el dinero de los contribuyentes de manera más eficiente para apoyar objetivos sociales como el mantenimiento de la biodiversidad o, en general, la agricultura sostenible", agrega Lakner.

Los científicos creen que un proceso de reforma genuino, que involucrase a todas las partes interesadas relevantes y toma en serio los hallazgos científicos, podría ayudar a reconstruir el apoyo público y la aceptación de la PAC.

Se espera que la ronda final de negociaciones de la PAC entre la Comisión Europea, el Consejo Europeo y el Parlamento Europeo comience en otoño.

Contador

Para leer más