Emilio Lledó galardonado con el II Premio Fernando Lázaro Carreter, creado por la Fundación Germán Sánchez Ruipérez

Actualizado 05/07/2007 20:23:59 CET

MADRID, 5 Jul. (EUROPA PRESS) -

El filósofo Emilio Lledó ha sido galardonado con el Premio Fernando Lázaro Carreter, en su segunda edición, creado por la Fundación Germán Sánchez Ruipérez. El premio, que el año pasado obtuvo el escritor Mario Vargas Llosa, quiere contribuir a mantener viva la memoria del eminente intelectual fallecido el 4 de marzo de 2004, gran impulsor de la Real Academia Española, de la que fue su director durante siete años. Fernando Lázaro Carreter estuvo vinculado a la Fundación Germán Sánchez Ruipérez desde sus orígenes.

El jurado ha premiado a Emilio Lledó por "la extraordinaria importancia de su labor intelectual, que se basa en la integración armónica de los conocimientos de humanidades en el mundo contemporáneo, en la visión actual de las relaciones entre filosofía y filología, capaz de poner en relieve el pensamiento clásico y, también, por su interés por los problemas de la lectura y de la escritura como medios fundamentales para crear una conciencia crítica en la sociedad".

El premio está dotado con 25.000 euros y una escultura de Rafael Canogar y reconoce la aportación relevante de una persona que destaque en alguno de los ámbitos de trabajo de Fernando Lázaro Carreter: la filología, la lingüística, la docencia, la investigación, la creación literaria y el buen uso del idioma español en los medios de comunicación.

El jurado que ha concedido el premio a Emilio Lledó estuvo constituido por el secretario de la Real Academia Española, José Manuel Blecua, y por los académicos Carmen Iglesias, Ignacio Bosque y Juan Luis Cebrián, así como por el director del Instituto Cervantes, César Antonio Molina, el poeta Luis Alberto de Cuenca y los catedráticos Fernando Lázaro Mora y Darío Villanueva, y Felicidad Orquín, que actuó como secretaria.

APUNTES BIOGRÁFICOS

Emilio Lledó nació en Sevilla en 1927, aunque con seis años se trasladó a Vicálvaro (Madrid). Se licenció en filosofía en la Universidad de Madrid en 1952. Le concedieron una beca de la "Alexander von Humboldt Stiftung" y conoció a Gadamer, Löwith y Regenbogen, quien le encaminó hacia la filología clásica.

En 1955 se incorporó a la Universidad de Madrid como ayudante de Santiago Montero Díaz. En 1964 obtuvo la cátedra de fundamentos de filosofía e historia de los sistemas filosóficos de la Universidad de La Laguna, trasladándose en 1967 a la Universidad de Barcelona hasta 1978, año en que se trasladó a la Universidad Nacional de Educación a Distancia de Madrid, donde alcanzó la jubilación.

En 1988 fue nombrado miembro vitalicio del Instituto para Estudios Avanzados de Berlín, ciudad en la que se estableció durante tres años a partir de 1990, y en la que recibió el premio Alexander Von Humboldt del gobierno de Alemania. Elegido miembro de la Academia Española de la Lengua el 11 de noviembre de 1993, tomó posesión el 27 de noviembre de 1994, ocupando el sillón ele minúscula; en esa institución desempeña el cargo de Académico Bibliotecario.