Actualizado 11/07/2008 15:41 CET

ARAGÓN.-Expo 2008.- 'Cerezas, lirios, crisantemos y pinos', el arte japonés en el Centro Joaquín Roncal de Zaragoza

ZARAGOZA, 11 Jul. (EUROPA PRESS) -

La exposición 'Cerezas, lirios, crisantemos y pinos. La belleza de las estaciones en el arte japonés', se inaugurará esta tarde en el Centro Cultural Joaquín Roncal de la capital aragonesa. Esta iniciativa está inspirada en un documental que se proyecta en el Pabellón de Japón de la Expo 2008.

La muestra, que permanecerá abierta hasta el 14 de agosto, presentará un total de 86 obras entre pinturas, estampas, lacas, marfiles y cerámicas japonesas datadas, en su mayoría, en los periodos Edo (1615-1868) y Meiji (1868-1912).

Las obras proceden de los fondos de la Colección de Arte Oriental Federico Torralba del Museo de Zaragoza y ponen de manifiesto algunos de los rasgos más significativos de la idiosincracia del pueblo japonés, como su amor y admiración por la naturaleza y su deseo de vivir en armonía con ella.

La idea de la muestra surgió tras conocer los contenidos del Pabellón de Japón en la Exposición Internacional de Zaragoza, en concreto el montaje audiovisual que se proyecta en grandes pantallas, que muestra una selección de grabados para representar la relación armónica que tuvo la ciudad de Tokio en el periodo Edo con la naturaleza y el agua.

En la proyección se menciona la existencia en el Museo de Zaragoza de una colección de arte oriental, la de Federico Torralba, y dado que durante la Expo la sala de arte oriental no iba a estar abierta al público, se decidió organizar una exposición sobre este tema en el Centro Cultural Joaquín Roncal CAI-ASC

El director de la Fundación CAI-ASC y del Servicio Cultural de Caja Inmaculada, Antonio Abad, indicó que "no es la primera exposición de arte del Japón que se celebra en esta casa, ya se realizó otra de grabados clásicos y contemporáneos aunque en esta ocasión se han incluido más soportes y no sólo grabados"

La exposición se articulará en torno a dos espacios. El primero de ellos se desarrollará en una sala que mostrará un jardín seco del artista Tadanori Yamaguchi y una proyección sobre Japón en las distintas épocas del año. El segundo espacio será más íntimo y sobre un fondo negro y dorado se podrán ver las piezas agrupadas en cinco ámbitos: Año Nuevo, Primavera, Verano, Otoño e Invierno.

Cada ámbito se relaciona con las plantas propias de esa época, Año Nuevo, con el pino, el ciruelo y el bambú, símbolos de la perennidad y de buen augurio; Verano, con la hortensia, la peonía y el lirio; Invierno, con el pino; Otoño con el arce y el crisantemo y Primavera, con el ciruelo y el cerezo.

La muestra recoge una pieza de gran importancia, un rollo que se expone por primera vez en España. Este tipo de piezas son características del arte japonés y a diferencia de los cuadros que se suelen colgar para ser mostrados, "los coleccionistas guardan los rollos y los sacan según la época del año, de este modo si están en verano cuelgan un rollo con motivos relacionados con esta estación, al llegar el otoño se guarda el rollo y se saca otro con motivos de esta época del año", según explicó el doctor y profesor de Historia del Arte de la Universidad de Zaragoza, David Almazán, durante la presentación de la exposición.

La exposición está acompañada por versos de Haiku, poesía típica japonesa, ya que tal y como expresó la profesora de Historia del Arte en la Universidad de Zaragoza, Elena Barlés, "cada haiku se acompaña de un kibu, una palabra que hace referencia a una estación del año y como la exposición se agrupa en torno a las cuatro estaciones resulta muy ilustrativo".

La muestra también recoge piezas utilizadas en la vida cotidiana de los habitantes del Japón y en ellas queda patente la estrecha relación de este pueblo con la naturaleza. "Cada estación tiene su propio menaje, por ejemplo, si se está en primavera la comida se sirve en platos que tengan algún detalle relacionado con esta estación, por ejemplo, una flor de cerezo", añadió Barlés.

El Centro Joaquín Roncal acogerá también varios talleres de Ikebana, arte japonés floral, como complemento a la exposición. La actividad se desarrollará durante nueve días.

La muestra está organizada por la Fundación Torralba Fortún y la Fundación CAI-ASC, en colaboración con los profesores David Almazán y Elena Barlés. De esta forma los zaragozanos y visitantes tendrán la oportunidad de disfrutar con la Colección de Arte Oriental de Federico Torralba.