Publicado 06/08/2019 11:11CET

Asociaciones piden una reforma de la tarifa eléctrica que permita el empoderamiento del ciudadano

Recursos de facturas de gas y luz (Iberdrola y Gas Natural)
Recursos de facturas de gas y luz (Iberdrola y Gas Natural) - EUROPA PRESS - Archivo

MADRID, 6 Ago. (EUROPA PRESS) -

Asociaciones del sector fotovoltaico, de la movilidad eléctrica y de la eficiencia energética, así como entidades de la sociedad civil, han pedido que la reforma de la tarifa eléctrica prevista para los próximos meses se lleve a cabo teniendo en cuenta la necesidad de empoderar a los ciudadanos para que puedan "ser activos en la lucha contra el cambio climático" y que sea alineada con los objetivos de transición ecológica.

Entre las asociaciones que han llevado a cabo la petición figuran la Unión Española Fotovoltaica (UNEF), la Asociación de Ciencias Ambientales (ACA), la Asociación de Empresas de la Movilidad Eléctrica (Aedive), la Asociación Nacional de Empresas de Servicios Energéticos (ANESE) o la patronal Cecot, entre otros.

En un comunicado, señalan que un alto término fijo penaliza a los consumidores que invierten en medidas de eficiencia energética y destacan que un aumento del peso de la parte fija de la factura "desincentivaría también el autoconsumo y el cambio hacia la movilidad eléctrica al implicar un menor ahorro económico".

Estas asociaciones recuerdan que la actual estructura tarifaria de la factura eléctrica "no da las señales adecuadas", con un peso de la parte fija en una factura media que representa el 40%, "lo que implica que casi la mitad de la factura que paga el consumidor se destina a sufragar los costes del sistema, independientemente del consumo de energía realizado o del esfuerzo de las personas por ahorrar, invertir en energías renovables o en otro tipo de mejoras de la eficiencia energética".

Asimismo, advierten de que esta situación representa "una anomalía" con respecto a los países del entorno, donde la media del peso de la parte fija es un 22%.

Además, consideran que los consumidores más vulnerables soportan una mayor carga en comparación con hogares de mayores ingresos de la parte de costes fijos de la factura eléctrica.