Economía.- (Ampl) Hacienda estudia obligar a bancos y cajas a informar de operaciones en efectivo de más de 3.000 euros

Actualizado 20/11/2008 16:59:40 CET

Investigará el sector exterior como puerta de entrada para la economía sumergida

MADRID, 20 Nov. (EUROPA PRESS) -

La Agencia Estatal de la Administración Tributaria (AEAT) está estudiando con las entidades financieras un sistema por el que bancos y cajas tengan la obligación de informar de aquellas operaciones en efectivo que superen los 3.000 euros.

Así lo aseguró hoy el director general de la AEAT, Luis Pedroche, durante una rueda de prensa para presentar el nuevo plan de fraude fiscal. Pedroche precisó que, aunque la cifra sobre la que las entidades financieras estarán obligadas a informar no es definitiva, se situará en el entorno de los 3.000 euros.

Actualmente, bancos y cajas tienen la obligación de poner al corriente a Hacienda de aquellas operaciones efectuadas con cheques por importes superiores a los 3.000 euros, así como de aquellas operaciones en efectivo que sobrepasen los 100.000 euros.

Pedroche explicó que tampoco está definido cada cuánto tiempo tendrán que informar las entidades financieras a la AEAT de esas operaciones en efectivo de más de 3.000 euros, si bien señaló que, seguramente, deberán hacerlo anualmente.

La medida, aún en negociación, implicaría la revisión y modificación del reglamento de la aplicación de tributos, uno de los cuatro reglamentos que desarrollan la Ley Tributaria, por lo que se aprobaría a lo largo de 2009 y se aplicará a las operaciones que tengan lugar en 2010, según precisó Pedroche.

Esta nueva obligación de suministro de información por parte de bancos y cajas forma parte del nuevo plan contra el fraude fiscal diseñado por Hacienda, que supone una actualización del plan anterior, ya que, según el secretario de Estado de Hacienda y Presupuestos, Carlos Ocaña, los resultados en estos cuatro años han sido "plenamente satisfactorios".

A su parecer, se trata de un plan "bueno" desde el punto de vista de la Administración Tributaria, así como para el contribuyente y el conjunto de la actividad económica. Explicó que la actuación del plan se someterá a información pública, con el fin de recibir sugerencias de los distintos sectores sociales afectados por el mismo.

El secretario de Estado explicó que la mejora del cumplimiento voluntario, la intensificación de la persecución de las formas de fraude más complejo y el fortalecimiento de la colaboración nacional e internacional suponen las principales líneas de actuación del nuevo plan.

NUEVO MARCO PARA GRANDES CONTRIBUYENTES.

Para mejorar el cumplimiento voluntario, Hacienda creará un nuevo marco de relación con los grandes contribuyentes, que suponen el 40% del total y realizan las operaciones más complejas, con el objetivo de construir un nuevo enfoque de relación, establecer un marco de confianza y transparencia, mejorar el conocimiento de los riesgos fiscales reales previniendo la planificación fiscal abusiva y reduciendo la litigiosidad.

Asimismo, la Agencia Tributaria agilizará la resolución de incumplimientos tributarios involuntarios de menor entidad resolviendo las incidencias menores que retrasan las devoluciones del IRPF y creando un nuevo sistema de relación con los clientes que permita comunicar ágilmente las incidencias, ofrecer la posibilidad de aceptar las modificaciones y devolver las cantidades resultantes sin consecuencias sancionadoras.

Con el objetivo de intensificar las actuaciones del control, la Agencia actuará desde el nuevo plan con nuevas medidas de control de economía sumergida orientadas a tres frentes: signos externos, comercio exterior y uso de efectivo.

SECTOR EXTERIOR, PUERTA PARA LA ECONOMÍA SUMERGIDA.

En este sentido, Pedroche explicó que el comercio exterior se ha convertido en una importante entrada para la economía sumergida en España, motivo por el que la Agencia Tributaria reforzará los mecanismos de control de las aduanas e investigará las licencias de importaciones, al tiempo que intensificará el control sobre actividades en almacenes mayoristas y fomentará acuerdos de entendimiento entre países.

Por otro lado, la AEAT intensificará las medidas de control de carácter sectorial en el régimen de módulos y en las tramas de IVA, al tiempo que comprobará la información económica del sector inmobiliario, la actividad promotora y las transmisiones de inmuebles con la colaboración de instituciones como el colegio de arquitectos, el catastro, los notarios y los registradores, así como las CC.AA. y Ayuntamientos.

RECUPERAR LA DEUDA PENDIENTE.

Asimismo, aumentará la prevención y corrección del fraude en la fase recaudatoria para asegurar la recuperación de la deuda pendientes con una gestión diferenciada de deudores, anticipando el análisis del riesgo patrimonial y reforzando la investigación de los fraudes cualificados.

Finalmente, para fortalecer la colaboración nacional e internacional, la AEAT trabajará en nuevas fuentes de información, firmará nuevos convenios de colaboración y fomento de alianzas institucionales y creará un observatorio del Fraude de la Tesorería General de la Seguridad Social y de la Inspección de Trabajo y de la Seguridad Social.

En esta misma línea, colaborará con las CC.AA. y Haciendas Forales y elaborará un Censo Único Compartido que supondrá un base de datos construida con información censal obtenida por las Administraciones Tributarias Autonómicas y Estatal.

8.000 MILLONES EN 2008 POR LA LUCHA CONTRA EL FRAUDE.

Según Pedroche, en los cuatro ejercicios de aplicación del plan 2005-2008 se han ingresado unos 27.000 millones de euros por actuaciones relacionadas con el control del fraude y sólo en 2008 se prevé que se ingresen alrededor de 8.000 millones, un 7,6% más que en 2007 y el doble de lo que se ingresó en 2004.

En concreto, el secretario de Estado de Hacienda aseguró que por cada euro dedicado a recursos para la prevención del fraude, la Agencia Tributaria ingresa doce, ratio que se ha duplicado en los últimos cuatro año.

Preguntado por la menor recaudación este año, Ocaña aseguró que "no hay una respuesta única", ya que puede ser porque quedan menos operaciones que descubrir, por una situación económica "menos boyante" o porque la misma actividad da lugar a que se agoten los yacimientos del fraude. Por su parte, Pedroche recordó que se trata sólo de una previsión y confió en que la cifra total de recaudación sea algo mayor al cierre del ejercicio.