Publicado 08/03/2021 13:27CET

FIAB destaca el papel de la industria de alimentación y bebidas por su aportación al medio rural

Archivo - Josep Puxeu, director general de Anfabra
Archivo - Josep Puxeu, director general de Anfabra - ANFABRA - Archivo

MADRID, 8 Mar. (EUROPA PRESS) -

El miembro del bureau del Consejo Económico y Social Europeo (CESE) en representación de la Federación Española de Industrias de Alimentación y Bebidas (FIAB), Josep Puxeu, ha defendido la vuelta al reequilibrio entre el mundo urbano y el rural para el desarrollo social y económico sostenible de la UE, al tiempo que ha destacado el papel de la industria de alimentación y bebidas por su aportación al medio rural.

En concreto, Puxeu, que ha participado en el debate temático 'Hacia una estrategia integral para un desarrollo urbano y rural sostenible organizado por el CESE, ha puesto en valor a la industria de alimentación y bebidas que se destaca como un importante agente de conexión entre el medio rural y el urbano.

En España, el medio rural alberga la inmensa mayoría de las más de 30.000 industrias del sector, en su mayoría pymes, y con presencia a lo largo de toda la geografía española.

"Somos un sector estratégico que contribuye a descentralizar las oportunidades profesionales en torno a las ciudades y atajar así los principales desafíos en materia de despoblación, preservación de la biodiversidad y la atracción de otros servicios indispensables para la dinamización del territorio", ha asegurado el representante de FIAB.

Las zonas rurales albergan el 50% de sus puestos de trabajo de la UE y producen el 45% de su valor añadido bruto, por lo que es indispensable su papel como elemento cohesionador económico y social. Además, estos núcleos han evidenciado aún más su labor esencial durante la crisis del coronavirus, donde la producción agroalimentaria no sufrió interrupción alguna gracias a los esfuerzos de los distintos agentes de la cadena, que operan principalmente en zonas rurales.

Durante este debate se ha hecho hincapié en la necesidad de vertebrar un modelo socioeconómico más sostenible, que apueste por nuevas actividades basadas en la economía circular y la bioeconomía, en línea con el enfoque del Pacto Verde Europeo y los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la ONU.

Además, el CESE ha señalado la necesidad de aprovechar el potencial de innovación de estas zonas, para lo que es necesario acompañar esta estrategia con el impulso de recursos, infraestructuras, la digitalización y un mejor acceso a las redes de conexión, permitiendo la diversificación y deslocalización de la economía hacia el medio rural.