Publicado 15/09/2021 17:13CET

Misioneros salesianos denuncian la situación de 1,2 millones de menores que viven "entre rejas" en el mundo

Un menor tapándose la cara
Un menor tapándose la cara - MISIONES SALESIANAS

   MADRID, 15 Sep. (EUROPA PRESS) -

   Misiones Salesianas ha lanzado la campaña 'Inocencia entre rejas' para denunciar la situación de vulnerabilidad en la que viven más de 1,2 millones de menores privados de libertad en el mundo.

   Durante la presentación de la campaña este miércoles, la organización ha puesto el ejemplo de Chennor, que vivió en la calle desde los 6 años y ha estado tres veces en la cárcel, cumpliendo casi cinco años de condena.

   En la cárcel, sufrió abusos sexuales. "La primera vez me echaron algo en la comida y me dejaron sin fuerzas, era consciente de todo, pero no podía defenderme", asegura. La segunda, sin embargo, los abusos fueron consentidos. "Tenía tanta hambre que los acepté a cambio de comida", reconoce.

   Cuando salió de la cárcel enfermó y acudió a los salesianos. "Me atendieron, me cuidaron, aprendí un oficio. El primer sueldo que gané se lo di al padre Jorge para que ayudara a otros chicos como yo y, desde entonces, estoy con Don Bosco para lo que necesiten y voy a la cárcel para ayudar a los menores inocentes", ha explicado.

   Como Chennor, más de 1,2 millones de niños, niñas y jóvenes en todo el mundo se encuentran privados de libertad en comisarías, prisiones o centros de reclusión para menores, según Naciones Unidas. La mayoría no tiene antecedentes y se encuentra entre rejas por deambular por la calle por la noche sin rumbo fijo, según apuntan los misioneros.

   Para reflejar cómo es la vida de un niño en la cárcel, Misiones Salesianas lanzará este jueves a las 19:30 horas en su canal de YouTube el documental 'Libertad', dirigido por Raúl de la Fuente.

   "En Pademba hay hambre, hay sed, hay mal olor, hay maltrato y hay niños", ha contado el misionero salesiano Jorge Crisafulli que entra todas las semanas en esta prisión para apoyar a los internos, sobre todo, a los menores.

   Los misioneros salesianos llevan años entrando en las cárceles de países como Angola, Benín, Brasil, México, Filipinas, Mozambique, El Salvador y Tailandia para atender a los internos, ofrecerles apoyo y formación, con especial interés por los jóvenes y los menores.

Para leer más