Actualizado 11/06/2015 12:20 CET

Más de la mitad de los inmigrantes se ven más cualificados de lo que exige su empleo

Sólo el 1,3% de la población activa nacida en España ha trabajado más de seis meses en otro país

   MADRID, 11 Jun. (EUROPA PRESS) -

   El 51 por ciento de los extranjeros que trabajan en España consideran que su empleo está por debajo de su cualificación, cifra que asciende al 57,48 por ciento cuando se trata de oriundos de América Latina, según el módulo de la Encuesta de Población Activa sobre la Situación Laboral de los Inmigrantes difundido este jueves por el Instituto Nacional de Estadística.

   El estudio se refiere a los 4,7 millones de extranjeros entre 16 y 64 años que al cierre de 2014 residían en España, de las que 1,2 millones estaban en paro y 990.300 figuraban como inactivas. Además, se fija en las segundas generaciones: 468.500 nacidos en España tienen un progenitor extranjero y para 136.800, padre y madre lo son.

   Sobre su relación con el mercado de trabajo, expone que para los extranjeros la tasa de actividad era mayor en 2014 que entre los españoles (78,91% frente a 74,66%), como así lo era su tasa de paro (el 33,19% frente al 22,88%). Mientras, la de empleo era del 52,72% en los foráneos y del 57,58% en los nacionales.

   De media, el 47,51% de quienes trabajan en España consideran que por su nivel de estudios, experiencia o capacitación, podrían desarrollar tareas más cualificadas. Comparte esta perspectiva el 46,91% de los ocupados españoles, mientras la cifra sube al 51,1% cuando se pregunta a los extranjeros y al 57,48%, si estos proceden de América Latina. Entre los nacidos en otros lugares del mundo, lo opina el 35,08%.

   En general, el nivel de estudios de los padres de trabajadores nacidos en España es inferior en comparación con el que tenían los progenitores de los nacidos en el extranjero, aunque las cifras varían en función del lugar de nacimiento.

   Así, el 16,23% de padres de trabajadores nacidos en España tiene estudios superiores, frente al 19% de los de América Latina y de la Unión Europea. Cuatro de cada diez nacidos en otros países del continente europeo son hijos de gente con estudios superiores.

   Con esta premisa, el módulo indica que la mejoría intergeneracional desde el punto de vista de la formación se da en los nacidos en España, pues el 26,52% de los hijos de personas que se quedaron en la primaria y el 47,96% de los que terminaron bachillerato, acabó alcanzando estudios superiores. Entre los extranjeros, son el 16,77% y el 29,28%, respectivamente.

   En cuanto a los motivos que llevaron a estos ocupados a viajar a España, el 44,45% llegaron por motivos de trabajo y el 44,05%, por motivos familiares. Mientras que entre los varones primaban las razones laborales (52,02 frente a 36,6%) entre las extranjeras son mayoría las que se desplazaron por temas de familia (50,64% frente a 37,73%).

EL TRABAJO A TRAVÉS DE LA FAMILIA

   En este sentido, el INE explica que el 61,39% de los extranjeros que encontraron trabajo en España durante los últimos cinco años se sirvieron para ello de sus familiares y amigos, método que utilizó el 42,51% de los nacidos en España. En un 17% de los casos, el foráneo pidió directamente un puesto al empleador, cosa que hizo el 23,7% de los asalariados nacidos en el país. Sólo el 1,34% de los foráneos encontraron trabajo gracias a una oficina pública (2,53% entre los españoles).

   Entre las personas que habían informado de obstáculos específicos para conseguir un puesto de trabajo, el INE destaca que el 4,75% de los nacidos en el extranjero no tenía convalidados los estudios realizados fuera de España, un 7,63% entre los nacidos en América Latina. En un 4,26% de los casos, necesitaban mejorar el conocimiento de las lenguas (un 11,3% entre los nacidos fuera de Europa y Latinoamérica).

   En total, tres de cada cuatro nacidos en el extranjero conocían, al menos en un nivel avanzado, el castellano hablado y para casi la mitad (49,75%) era su lengua materna. El conocimiento del castellano alcanzaba el 97,81% entre los nacidos en América Latina, y bajaba al 44,82% entre los no europeos ni latinoamericanos.

   Entre los nacidos en el extranjero cuya lengua nativa era distinta del castellano, el 29,33% participó en al menos algún curso de castellano. La participación en este tipo de cursos fue mayor en los grupos de edad más jóvenes (34,55% en el grupo de 16 a 24 años) y en las

mujeres (32,56% frente al 25,98% de los hombres).

MOVILIDAD

   Además, la encuesta revela que de los 30,2 millones de personas entre 16 y 64 años que viven en España, poco más de un millón habían vivido o trabajado durante al menos seis meses seguidos y en los últimos 10 años en al menos, un país extranjero. De ellas 330.200 habían nacido en España y 699.500 en el extranjero.

   De este modo, el 1,30% de las personas nacidas en España han trabajado fuera de nuestro país al menos 6 meses en los últimos 10 años mientras que entre las personas que habían nacido en el extranjero el porcentaje era del 14,90%. Por otra parte, un 84,06% de la población de 16 a 64 años residente en España que ha nacido en el extranjero no ha vivido ni trabajado al menos seis meses en los últimos 10 años en otro

país.

Para leer más