El "laberinto" en el que se encuentran los migrantes que llegan a Melilla

Actualizado 29/11/2018 14:38:40 CET
La valla de Melilla tras un salto masivo.
Europa Press - Europa Press - Archivo

   MADRID, 29 Nov. (EUROPA PRESS) -

El Servicio Jesuita a Migrantes (SJM) ha denunciado que las garantías que ofrece España a los migrantes que llegan a Melilla son "insuficientes" y ha avisado de que sus derechos son "vulnerados" de manera sistemática.

Así lo pone de manifiesto en un informe que ha presentado este jueves 29 de noviembre en Madrid, titulado 'Sacar del laberinto'. En él, se analiza el contexto migratorio en la ciudad autónoma así como las distintas "barreras" y prácticas administrativas que llevan hacia un "laberinto" a las personas migrantes.

A lo largo de 2017, un total de 28.572 personas entraron ilegalmente en España a través de la frontera sur, definida como los puntos de acceso a territorio español de los movimientos migratorios Sur-Norte que atraviesan el continente africano. De esas más de 28.500 personas, 681 llegaron a Melilla a través del mar y otras 4.231 por tierra.

"SUFRIMIENTO" y "REALPOLITIK"

El SJM ha avisado del "sufrimiento físico y psicológico" que generan las trabas jurídicas y las barreras disuasorias en la frontera, como las vallas, y ha hecho hincapié en la falta de garantías en los procedimientos de devolución de estas personas que entran de manera irregular.

Para el coordinador del equipo frontera sur del SJM, Josep Buades, el Gobierno de Pedro Sánchez ha mostrado un "cierto cambio de discurso en el que se integra más el elemento de protección y garantía de los derechos. "Es positivo, pero es insuficiente", ha incidido al respecto.

"Políticamente pudo haber un discurso mucho más fresco hasta la mitad del verano, pero desde ahí hasta ahora el discurso no tiene ninguna frescura. Es la 'realpolitik' entre la Unión Europea y Marruecos", ha declarado durante la presentación del informe.

Precisamente este verano, el Ministerio del Interior reactivó el acuerdo de readmisión firmado entre España y Marruecos en el año 1992, tras un salto masivo a la valla de Ceuta. Respecto a su aplicación para devolver a los migrantes al país alauí, desde el SJM subrayan que no entienden "por qué en unos casos se aplica, y en otros no". Además de utilizarse en saltos masivos a la valla fronteriza --sean o no violentos--, el Servicio tiene constancia de que se utiliza habitualmente para los migrantes que desembarcan en las islas Chafariñas.

"MALAS PRÁCTICAS"

Entre otras cosas, el informe de SJM pone de relieve que las devoluciones sumarias --conocidas como 'en caliente'-- siguen ejecutándose sin las debidas garantías, y ha vuelto a reclamar su derogación. Asimismo, ha detectado malas prácticas en los procedimientos de identificación y protección de las personas vulnerables que llegan a Melilla.

De hecho, Buades ha precisado que tienen constancia de un caso en el que un joven de 15 años, tras saltar la valla y resultar herido, fue devuelto a Marruecos sin haber recibido atención sanitaria. "Esto son los efectos sangrantes que contradicen sus derechos", ha remarcado el coordinador.

También ha denunciado la muerte de siete mujeres en aguas de Aguadú mientras eran remolcadas por una patrullera marroquí. "La frontera marítima entre España y Marruecos no está dilucidada y no podemos tolerar esos limbos jurídicos", ha incidido.

MIGRANTES "ATRAPADOS" EN LA CIUDAD

Durante la rueda de prensa, han denunciado estos problemas "atrapan" a los migrantes, especialmente a los solicitantes deprotección internacional o los menores extranjeros no acompañados. Según sostienen, la política de cierre y externalización de fronteras en la UE desdibujan los límites entre las obligaciones de rescate y los procedimientos de devolución, además de incrementar las llegadas por mar.

El informe reitera que se realizan procedimientos de devolución con una asistencia letrada y sanitaria "insuficientes", una ausencia de "información clara y accesible en materia de protección internacional" así como de intérpretes.

Esto "imposibilita" la identificación y protección de personas vulnerables, como los menores o víctima de trata, violencia o persecución en su país de origen, según ha remarcado la abogada María Vieyra que, además, ha señalado que hay casos en los que "los letrados se limitan a firmar" el expediente.

"VULNERACIÓN DE DERECHOS"

El SJM, que cuenta con una oficina permanente desde junio de 2016 para prestar orientación jurídica a migrantes en Melilla, ha denunciando que los solicitantes de protección internacional "no acceden en igualdad de condiciones" a sus derechos.

Algunos migrantes encuentran más barreras a la hora de acceder al procedimiento de asilo, otros no acceden a los derechos materiales deacogida, y en muchos casos no se les permite el traslado a otro lugar donde poder ejercerlos, vulnerando así la libertad de movimiento aquellos que piden asilo tanto en Ceuta como en Melilla. En esta línea, Vieyra ha recordado la reciente sentencia que señala que la libertad de movimiento de estas personas supone una vulneración de sus derechos fundamentales.

Respecto a los menores migrantes, el SJM ha identificado una situación límite en los centros de menores tutelados y así como "trabas administrativas" en el proceso de acceso a la documentación de los jóvenes que salen de la tutela administrativa al cumplir la mayoría de edad. Asimismo, Vieyra ha lamentado que en muchas ocasiones los menores son tratados como adultos por las deficiencias del método para la determinación de edad.

Casi la mitad de las personas atendidas por el SJM son solicitantes de asilo, un tercio está en situación administrativa irregular y casi nueve de cada diez usuarios es varón. Los jóvenes extuitelados representan el 15% y los menores extranjeros solo un 8%, y la gran mayoría procede de Argelia y Marruecos. Para concluir la presentación del informe, Buades ha destacado que "no se puede permitir que sus derechos queden en papel mojado".

Contador