Los hermanos Roca sirven un menú con producto local y mensaje ambiental pero sin medir la huella ecológica

Publicado 02/12/2019 19:11:43CET
Los hermanos Roca junto al ministro Luis Planas en la COP25
Los hermanos Roca junto al ministro Luis Planas en la COP25 - EUROPA PRESS

   MADRID, 2 Dic. (EUROPA PRESS) -

   Los hermanos Roca han elaborado el menú para el almuerzo oficial que ha ofrecido el presidente del Gobierno español en funciones, Pedro Sánchez, a los jefes de Estado y de Gobierno en el marco de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP25) que ha arrancado este lunes 2 de diciembre en Madrid.

   Joan Roca ha explicado que han querido "contar los problemas medioambientales a través de los platos" con un menú elaborado con productos locales que hiciera "reflexionar" aunque ha reconocido que no han medido la huella ecológica que deja su menú.

   "No lo hemos hecho tanto en términos de cálculo sino en la idea de generar conciencia", ha explicado Joan Roca en declaraciones a Europa Press, preguntado por si han medido la huella ecológica del menú. Así, ha precisado que la idea era más bien hacer reflexionar a los 250 comensales -100 sentados y otros 150 acompañantes--. La respuesta de todos ellos, según ha asegurado, ha sido "muy buena".

   Así, ha precisado que es "un menú que va más allá de la idea de comer". "En este caso, hemos contado problemas medioambientales: el problema del agua, el calentamiento de los mares, el excesivo consumo de carne, la pérdida de conocimiento sobre las conservas, sobre alargar la vida de los vegetales o el bajo consumo de legumbres", ha explicado Joan Roca.

EL MENÚ MÁS IMPORTANTE DE SU VIDA

   Los hermanos Roca han participado este lunes por la tarde en un evento en la zona verde de la COP25, en Ifema, en el que han explicado los platos del menú que han servido a los líderes mundiales, un menú que, según han dicho es "el más importante" que han dado en su vida. "Es un menú conmovedor, sabroso, pero también reflexivo", ha aclarado Josep Roca.

   Por su parte, Joan Roca ha desgranado el menú: un consomé de hongos que "apelaba a la escasez de agua y a la necesidad de aprovechar este recurso"; un bocado de brioche de trufa, que "hablaba de la tierra, que hay que cuidarla"; un bombón líquido de higo chumbo "apelando a las variedades invasoras"; y cangrejo azul, "que está transformando los ecosistemas marinos de la zona del Delta".

   Los mandatarios también han podido saborear un plato de mar y montaña todo vegetal, para "reclamar la atención sobre el calentamiento de los mares"; otro de legumbres con verduras encurtidas para fomentar su aprovechamiento; y un plato de vegetales de la huerta de Murcia, que recordaba las inundaciones recientes.

   Asimismo, con la incorporación de la remolacha, de textura similar a la carne, han querido apelar al "excesivo consumo de carne". Además, los hermanos Roca han ido más allá y han servido el menú en platos de vidrio reciclado.

   El postre ha sido elaborado por Jordi Roca y consistía en un haba de cacao puro, amargo, que "apelaba a la situación de las comunidades indígenas, especialmente del Amazonas" que requieren "un precio justo para sus productos". Joan Roca ha explicado a Europa Press que algunos de los platos que han servido este lunes ya estaban en su restaurante desde hace tiempo.

   En el marco de este evento, el ministro en funciones de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, ha apuntado que "la alimentación humana es un tema muy importante", teniendo en cuenta que "800 millones" de personas sufren hambre o graves carencias" y "unos 1.600 tienen graves dificultades para su alimentación".

   Según ha dicho, "hay que saber escoger" la comida, la cantidad "para evitar el desperdicio", así como "cocinarla adecuadamente". "Es una obligación, en un contexto de cambio climático, el asegurar la alimentación para el conjunto de ciudadanos que habitamos la tierra", ha declarado.

   A su juicio, esa "gran tarea" necesita de "una agricultura sostenible" que "respete el medioambiente, el agua, el suelo, el aire o la biodiversidad". Esta agricultura, tal y como ha continuado, debe contribuir a "frenar el cambio climático", debe ser "sana para la salud humana", pero al mismo tiempo "ser sabrosa" y tiene que poder obtenerse "a un precio razonable, remunerando justamente al productor pero consiguiendo que también el ciudadano tenga acceso a esos alimentos".

Contador