Publicado 01/10/2022 11:09

Andalucía lanza el desarrollo una 'e-infraestructura' de información ambiental basada en últimas tecnologías

Archivo - Teclado de ordenador, archivo
Archivo - Teclado de ordenador, archivo - Eduardo Parra - Europa Press - Archivo

SEVILLA, 1 Oct. (EUROPA PRESS) -

La Consejería de Sostenibilidad, Medio Ambiente y Economía Azul de la Junta de Andalucía ha adjudicado a ocho empresas del sector de las tecnologías de la información el primer contrato de Compra Pública de Innovación (CPI) en materia medioambiental, financiado con fondos Feder-Andalucía, denominado Cloud-IA 'E-infraestructura de Información Ambiental para el Desarrollo de Soluciones basadas en la Integración Espacial Normalizada de Variables'.

La Junta de Andalucía ha explicado a través de un comunicado que entre las ocho empresas se incluyen "grandes corporaciones", en alianza con Pymes y una start_up, siendo cuatro de ellas netamente andaluzas.

Este proyecto se enmarca dentro de la 'Estrategia para el Impulso y Consolidación de la Compra Pública de Innovación en la Administración Pública de la Junta de Andalucía', fruto del Acuerdo del 4 de septiembre de 2018 del Consejo de Gobierno.

Este documento de programación, contiene una línea estratégica específica para dinamizar proyectos de Compra Pública de Innovación en la Administración Pública de la Junta de Andalucía, dotada con 50 millones de euros del Programa Operativo Feder, y prorrogada al marco actual, con el que ha sido financiada esta iniciativa. El proyecto cuenta con una cofinanciación del Fondo Europeo de Desarrollo Regional (Feder 2021-2027) de un 85%.

La Compra Pública de Innovación es un instrumento novedoso de contratación que persigue dos objetivos "fundamentales": el fomento de la innovación y la I+D+i en el sector privado, desde la demanda pública, y la modernización de la administración.

En concreto 'Cloud IA', con un presupuesto de aproximadamente de 2,5 millones de euros, tiene como meta la generación de un prototipo de e-infraestructura que multiplique exponencialmente la capacidad de explotación de los datos ambientales por parte de los gestores, aumentando así el impacto de la información en las tomas de decisiones en todos los ámbitos competenciales de la Consejería.

La solución a desarrollar supondrá un impulso modernizador a los sistemas de información en la medida que permitirá la gestión y administración de una plataforma con altas capacidades de procesamiento en la nube, que incorpora las últimas tecnologías Big data e Inteligencia Artificial. Igualmente, y como reto "altamente
innovador", plantea el desarrollo de un conjunto de soluciones novedosas que permitan realizar análisis complejos con los datos a la multitud de gestores no especialistas en el uso de estas tecnologías.

En relación a las variables que incorporará la e-infraestructura de 'Cloud IA' son de parámetros para la gestión ambiental, como los propios del medio físico: clima (precipitación, temperaturas, humedad), relieve (altura, pendientes), suelos (tipologías, profundidad, pedregosidad), vegetación (hábitats, especies, densidades, alturas de arbolado), fauna (distribución de especies, abundancia), hidrología (ríos, cuencas, embalses, balsas, canales), geología (rocas, edades, unidades geomorfológicas), usos del suelo, ecosistemas marinos y costeros, infraestructuras (red de carreteras, caminos, ferrocarril, gaseoductos y oleoductos, conducciones eléctricas).

Igualmente, contará con otras fuentes de información como son las referentes a espacios naturales protegidos, el catastro, Sistema de Información Geográfica de Parcelas Agrícolas (Sig-Pac), los equipamientos de uso público (senderos, centros de recepción, ecomuseos,), la población, núcleos urbanos, las redes de medición de la afección hídrica y de la calidad del aire, entre otras.

Este volumen de datos con las tecnologías actualmente en uso presenta limitaciones a la hora de su explotación mediante técnicas convencionales. Este hecho justifica la necesidad de una nueva herramienta que haga uso de las últimas tecnologías de la información, para lo cual habrá de buscar soluciones innovadoras que afronten la gran cantidad de problemas de índole técnico que presentan para su explotación extensiva, y que, en definitiva, constituyen el necesario campo de investigación y desarrollo propio de un proyecto de CPI.

Con las altas capacidades de explotación integradas de datos que provea la nueva plataforma, se espera multiplicar las actuales capacidades de desarrollo de aplicaciones de soporte a la planificación y gestión medioambiental en todos sus ámbitos: prevención de riesgos naturales, conservación de la biodiversidad y de los recursos naturales, monitorización y evaluación de los efectos del Cambio Climático, gestión de espacios naturales protegidos, y análisis del impacto ambiental de múltiples actividades, entre otros.