Publicado 04/05/2021 15:42CET

El Plan de Infraestructuras Educativas incluye 300 obras más que en 2020 por 285 millones

Archivo - Interior de un aula de un colegio público
Archivo - Interior de un aula de un colegio público - EUROPA PRESS - Archivo

SEVILLA, 4 May. (EUROPA PRESS) -

La Consejería de Educación y Deporte ha aprobado la nueva programación de actuaciones en infraestructuras educativas del año 2021, en la que se incluyen 593 obras de creación, ampliación o mejora de centros educativos públicos de Andalucía, 300 más que en el plan de 2020, con un presupuesto programado de 285,2 millones de euros.

El consejero de Educación, Javier Imbroda, ha informado de este plan en el Consejo de Gobierno, donde ha destacado "la mayor apuesta de la historia de Andalucía" por la bioclimatización y las energías renovables, con 400 actuaciones de instalación de sistemas de refrigeración adiabática y placas solares fotovoltaicas en centros públicos andaluces, por importe de 140 millones de euros.

Se trata de un programa que da continuidad a los proyectos piloto de adiabática y fotovoltaica iniciados en 2020, con la novedad de que en 2021 ambas actuaciones se ejecutarán de forma simultánea en los centros, de manera que se cubrirán tanto las necesidades de mejora de la climatización como las de ahorro y eficiencia energética. En este sentido, este año se realizará en torno al 20% de las obras, que comenzarán a la vuelta del verano, y se suman a los 24 proyectos de refrigeración activa y 23 de renovables que se iniciaron el año pasado por primera vez.

Según indica la Junta en un comunicado, la programación del Plan de Infraestructuras 2021, que ejecutará la Agencia Pública Andaluza de Educación, constituye la segunda anualidad del Plan de Infraestructuras Educativas 2020-2027, impulsado por la Consejería "para dar respuesta de forma ordenada y planificada a las demandas y nuevos retos del sistema público educativo andaluz en este horizonte temporal".

La Consejería de Educación y Deporte ha aumentado en 2021 el presupuesto disponible destinado a infraestructuras docentes hasta alcanzar los 190 millones de euros, "la mayor inversión desde 2010", destaca.

Señala que este incremento del presupuesto permitirá adelantar 676 actuaciones "pendientes" desde el año 2017 por un importe de 66 millones de euros, que se unen a las 874 ya finalizadas en el periodo 2019-20. De ellas, 150 intervenciones se han llevado a cabo en colegios e institutos situados en zonas de la Estrategia Regional Andaluza para la Cohesión e Inclusión Social (Eracis), por un importe de 19 millones de euros.

Respecto a la ejecución del presupuesto en estos dos años (2019-2020), "ha sido del 100%, con un incremento de 16 millones, es decir, un 15% más que en los ejercicios 2017 y 2018", resalta.

Asimismo, desde junio de 2020, se han licitado en Andalucía 614 actuaciones a través de un acuerdo marco, el nuevo sistema de adjudicación de obras de importe inferior a 500.000 euros puesto en marcha por la Consejería de Educación, que permite reducir los plazos entre el inicio del expediente y la adjudicación de hasta cuatro meses a dos semanas.

Esta iniciativa tiene como finalidad "agilizar" los procedimientos de contratación de obras y dar una respuesta más eficaz a las necesidades de las infraestructuras educativas andaluzas. En concreto, de esas 614, 339 (55%) han finalizado en menos de nueve meses.

ENERGÍA SOLAR FOTOVOLTAICA Y CLIMATIZACIÓN

En 2021 se pone en marcha por primera vez un programa para actuar conjuntamente en la mejora de las condiciones de climatización de los centros educativos y en la eficiencia energética de los mismos, partiendo de los buenos resultados de los proyectos piloto de adiabática y renovables puestos en marcha en 2020. Así, en cada uno de los 400 centros previstos, se realizará una actuación que incluirá dos instalaciones: una de refrigeración adiabática y otra de paneles fotovoltaicos para la producción de energía eléctrica.

La refrigeración adiabática es un sistema de climatización alternativo al aire acondicionado convencional que funciona bajando la temperatura del aire interior mediante la evaporación del agua. Sus principales ventajas son el bajo consumo eléctrico (hasta un 80% inferior al del aire acondicionado), las menores emisiones de CO2 y el menor coste de inversión inicial y de funcionamiento. Además, funciona con las ventanas abiertas, en línea con lo recomendado en la actual situación de Covid-19, y utiliza siempre aire fresco, sin recirculación, mejorando así la calidad del aire interior.

La instalación de placas solares fotovoltaicas permite una reducción drástica del consumo de energía eléctrica en los centros educativos. Está previsto, además, que el excedente pueda volcarse a la red, generando así un retorno de la inversión.

Estas 400 actuaciones, que se llevarán a cabo en centros ubicados en las zonas con mayor severidad climática en verano, permitirán un importante avance en la actualización y modernización del parque de centros educativos públicos. Está previsto, además, que tanto la refrigeración adiabática como las instalaciones fotovoltaicas se incorporen a las normas de diseño de los edificios docentes en Andalucía, de manera que todos los nuevos centros que se construyan cuenten ya con ambos sistemas.

OTRAS ACTUACIONES DEL PLAN

Igualmente, la Junta destaca que el plan incluye 66 actuaciones destinadas a mejorar las condiciones de las infraestructuras de los centros educativos que hayan quedado obsoletas o dotarlas de requisitos o espacios de los que carezcan, de manera que puedan prestar un servicio educativo de calidad que responda a las demandas actuales. Estas actuaciones tienen un coste de 16,3 millones de euros.

Otras 34 obras, con un presupuesto de 97,5 millones, tienen como objetivo resolver necesidades de escolarización, incluyendo la construcción de nuevos centros y ampliaciones que doten al sistema educativo de nuevos puestos escolares o que permitan el incremento de enseñanzas, como Bachillerato. Dentro de este programa se ha dado prioridad a aquellas actuaciones que hagan posible la retirada de aulas prefabricadas o eviten poner nuevas en el futuro.

Además, indica que en la programación de 2021 se incluyen 40 actuaciones dirigidas a resolver necesidades de origen técnico que afectan a las condiciones de habitabilidad, seguridad o funcionalidad de los centros y que se consideran prioritarias, con un importe de 6,3 millones. También, como continuación de años anteriores, se programan 44 actuaciones específicas de retirada de amianto en los centros educativos, que supondrán una inversión de 2,2 millones.

Por segundo año se incluye el programa específico de atención preferente a las infraestructuras de los centros de Educación Especial, compensatoria y difícil desempeño con el que la Consejería quiere reforzar el apoyo a los centros que atienden a alumnado con características especiales. Dentro de este programa se incluyen nueve intervenciones para 2021 (7,2 millones), que se suman a las siete del pasado año.

Asimismo, a este plan de infraestructuras se podrán incorporar a lo largo del año actuaciones no programadas que surjan por necesidades o incidencias sobrevenidas, como es el caso de las urgencias técnicas o las obras de escolarización de verano, que se determinan una vez cerrado el periodo de escolarización del alumnado. Para estas actuaciones se estima, respectivamente, un presupuesto de 9 y 2,5 millones de euros.

Por último, ante las continuas demandas de diferente casuística que tanto los centros educativos como los ayuntamientos realizan a las delegaciones territoriales, se ha establecido un importe por provincia que asciende a cuatro millones de euros.

Contador