Los consumidores vascos compran y consumen alimentos funcionales

Actualizado 10/06/2014 14:32:28 CET
Alimentos funcionales
EROSKI

El 48 por ciento de los vascos que adquieren estos productos los consume diariamente, según una encuesta de Eroski Consumer

SAN SEBASTIÁN, 10 Jun. (EUROPA PRESS) -

Los consumidores de Euskadi compran y consumen alimentos funcionales, pero dudan de sus beneficios, según una encuesta realizada por Eroski consumer. Además de conocerlos, dos de cada tres entrevistados vascos los ha adquirido en alguna ocasión y, de ellos, el 48 por ciento los toma a diario.

Los alimentos funcionales son alimentos pensados para proporcionar beneficios en la salud y reducir el riesgo de sufrir enfermedades, siempre dentro de una dieta variada y equilibrada, "ya que de forma aislada, no curan ni previenen enfermedades". En la actualidad, se pueden encontrar unos 200 tipos de alimentos funcionales, la mayoría lácteos.

Además, las organizaciones de consumidores alertan de la escasa información sobre este tipo de alimentos que, en ocasiones, inducen a error y confunden porque "utilizan formas verbales ambiguas".

Eroski Consumer consultó desde finales de abril hasta primeros de mayo a 1.050 personas originarias de nueve comunidades autónomas (Andalucía, Islas Baleares, Castilla-La Mancha, Cataluña, Comunidad Valenciana, Galicia, Comunidad de Madrid, Navarra y País Vasco) sobre este tipo de productos.

En el Euskadi se entrevistó a más de 115 personas que se encargaban de las necesidades relacionadas con la alimentación del hogar.

DOLENCIAS

Uno de cada dos encuestados vascos apuntó que en su hogar había alguien que sufría alguna dolencia y, de ellos, al 87 por ciento esta situación le obligaba a cuidar de la alimentación. Gran parte de los entrevistados con dolencias mencionaba enfermedades y dolores musculares, de los huesos y de las articulaciones. También citaban hipercolesterolemia y enfermedades cardiacas y circulatorias.

Entre los encuestados vascos, uno de cada dos sabía de qué se trataba la 'alimentación funcional', la proporción más alta del estudio (la media era del 26%). A quienes desconocían el término se les proporcionó una definición y, de esta forma, del total de personas entrevistadas en el País Vasco, el 98 por ciento conocía este tipo de productos.

Los alimentos funcionales más conocidos por los encuestados vascos son los yogures y la leche. La televisión es el medio donde con mayor frecuencia han oído hablar de ellos.

Uno de cada tres entrevistados en Euskadi asegura que adquiere este tipo de productos habitualmente y otro 29 por ciento lo hace a veces. Compran principalmente yogures, cereales y leche, y los eligen básicamente por ser bajos en grasa y enriquecidos en fibra y calcio. Asimismo, el 34 por ciento no se ha planteado nunca comprar este tipo de productos.

Entre los entrevistados vascos que adquieren alimentos funcionales, el 48 por ciento los toma diariamente, otro 31 por ciento semanalmente, un 9 por ciento mensualmente y el resto con una menor frecuencia. Cuando los consumen, buscan básicamente reducir el colesterol y mejorar el tránsito intestinal, las defensas del organismo y la salud de los huesos.

Del total de las personas encuestadas en Euskadi que conocen los alimentos funcionales (aunque no los compren ni los consuman), un 39 por ciento asegura que confía "lo justo" en sus beneficios y otro 25 por ciento, poco o nada. Además, el 94 por ciento no cree que este tipo de alimentos sean curativos por sí solos, sino un complemento a una dieta variada y equilibrada. El 63 por ciento los considera "un capricho".