Publicado 16/12/2020 18:19CET

Trabajadores del retén de enfermería de Basurto advierten de que se movilizarán para hacer cumplir sus derechos

Hospital de Basurto (Bilbao)
Hospital de Basurto (Bilbao) - EUROPA PRESS - Archivo

Denuncian que "lejos" de ver mejoradas sus condiciones laborales para hacer frente a la pandemia se han convertido en "esclavos del hospital"

BILBAO, 16 Dic. (EUROPA PRESS) -

Trabajadores del retén de enfermería del Hospital de Basurto han asegurado que convocarán acciones y movilizaciones para hacer cumplir sus derechos que, "lejos de verse mejorados" para hacer frente a la pandemia del covid-19, "han degenerado" hasta llevarles a ser "esclavos del hospital". "Si el retén para, Basurto se paraliza", han advertido.

En una carta abierta dirigida a la directora general de Osakidetza, Rosa Pérez Ezquerro, y al director gerente del Hospital de Basurto, Eduardo Maiz, para denunciar su situación laboral explican que son una centenar de profesionales sanitarios "hartos de la situación" que sufren, al ser el retén el grupo "más precario" dentro de los trabajadores temporales del hospital.

El retén es un grupo de personas que se encarga de reforzar los diferentes servicios que por cuestiones de carga de trabajo o por falta puntual de personal, es necesario cubrir, lo que, según advertido, supone que van a trabajar cada día "sin saber dónde".

"No sabemos si vamos a necesitar conocimientos y técnicas que no tenemos, si los pacientes estarán graves, o si necesitarán que le aportemos tranquilidad o apoyo emocional del que nosotros mismos carecemos, lo que nos sitúa en un escenario con una gran carga de estrés diario", explican.

Por otro lado, recuerdan que antes de la pandemia del Covid-19 el retén lo formaban "unos 40-50 profesionales" y, a pesar de que en la actualidad son 155, aseguran que "el número total de profesionales no ha aumentado", ya que "no se están cubriendo las bajas laborales con contratos específicos, sino que éstas son cubiertas con personal de retén"

Este grupo de profesionales asegura que se pusieron "al frente de esta pandemia en marzo, recibiendo contratos temporales de un mes, e incluso semanas" y denuncian que la situación "excepcional constantemente es excusa para la degradación de derechos", cuando, a su entender, "es esta situación excepcional precisamente la que debe motivar a la mejora de los derechos laborales".

Según consideran, "no puede ser que haya una proposición del Gobierno de alargar el estado de alarma hasta abril de 2021, y los que luchamos día a día contra las consecuencias de la pandemia tengamos contratos de menos de cuatro meses".

"ESCLAVOS DEL HOSPITAL"

"No nos importó que el EPI nos hiciera sudar, no nos importó luchar contra un virus que cuanto menos estaba dejando miles de vidas en el camino. Lo hicimos a pesar de la escasez de recursos, tanto materiales como humanos, a pesar del riesgo de llevarlo a casa y contagiar a nuestras familias, a pesar del miedo, a pesar de la carga emocional de ser responsables directos de muchas vidas", recuerdan, para lamentar que, a pesar de que fueron aplaudidos diariamente por toda la sociedad, sus derechos, "lejos de verse mejorados, han degenerado a lo que somos ahora: esclavos del hospital".

Según critican "no hay transparencia en las listas de contratación", con lo cual no saben "qué criterios se están siguiendo en las contrataciones", no tienen una cartelera de trabajo anticipada y la dirección del hospital "se ve con el derecho de llamarnos fuera del horario laboral como si estuviéramos de guardia continua para cambiarnos los turnos, y esto se realiza hasta una hora antes del comienzo de la jornada laboral".

Tras afirmar que "no hay una planificación real de las unidades" que cubren, con lo cual, un día pueden reforzar la urgencia y estar en contacto directo con pacientes covid y al día siguiente cubrir un puesto en la planta de oncología, donde los pacientes están inmunodeprimidos, los trabajadores del grupo de retén advierten de que su "precariedad también tiene la consecuencia directa de poner en riesgo la vida de las personas que se ponen en nuestras manos, y la dirección del hospital es la responsable de tomar estas decisiones".

"No se tienen en cuenta los descansos, ni siquiera las horas entre jornada y jornada. Estamos agotados, pero no sólo físicamente, sino también a nivel emocional. Nos sentimos basura dentro de este sistema que nos utiliza como pañuelos de papel, de usar y tirar, mientras ponemos en riesgo nuestras vidas y las de los demás, en el tablero de un juego que estamos perdiendo", denuncian.

También señalan que la mayor parte del retén son migrantes de otras comunidades autónomas, y llevan meses sin ver a sus familias a consecuencia de sus condiciones laborales. "No aguantamos más, nuestra vocación no es motivo de esclavitud, y esta situación excepcional tampoco lo es", mantienen.

Entre sus reivindicaciones, demandan carteleras fijas, al menos a un mes vista, respeto de las horas de descanso, llamadas a la unidad donde están ubicados y, en el caso de no contacto, llamada al móvil, pero "siempre en horario laboral", y respeto de las 12 horas ininterrumpidas de descanso entre turnos.

También solicitan rotación mensual/bimensual de retén covid y no covid, "transparencia y respeto" de las listas de contratación y prolongación inmediata de todos los contratos temporales mínimo hasta Abril.