El operativo contra fuegos en Galicia de este verano aumenta en 59 efectivos

Actualizado 27/05/2014 18:43:31 CET
Rosa Quintana en declaraciones a los medios
Foto: EUROPA PRESS

La Xunta extremará la vigilancia y las ayudas públicas en 79 parroquias de alta actividad incendiara, que se encuentran en su mayoría en Ourense

   SANTIAGO DE COMPOSTELA, 27 May. (EUROPA PRESS) -

   El operativo contra incendios forestales de la campaña de alto riesgo en Galicia de este verano estará compuesto por 5.767 personas, lo que supone 59 más que en 2013, al tiempo que mantiene "exactamente" los mismos medios.

   De ello ha informado este martes la conselleira de Medio Rural e do Mar, Rosa Quintana, antes de presentar el plan de prevención y defensa contra los incendios forestales (Pladiga) de 2014 en la reunión del Consello Forestal, el cual será aprobado en el Consello de la Xunta del miércoles.

   El Pladiga de 2014 cuenta con 32 medios aéreos --entre los propios de la Xunta y del Estado--, 358 motobombas del Servizo de Prevención e Defensa contra os Incendios Forestais (SPDCIF) de la Xunta, de los ayuntamientos y parques de bomberos, a los que se unen cisternas, palas y otros vehículos. Entre prevención y extinción el Gobierno gallego destina cerca de 160 millones de euros de presupuesto, según ha explicado Quintana, una similar a 2013.

   Así, la cifra de 5.767 personas se incrementa respecto a las 5.708 de 2013 y crece en 78 efectivos respecto a 2012, aunque por debajo del número de 2011, que pasaba de las 6.000 personas. El personal de este año se verá reforzado por personal del Ministerio, del Ejército y de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado hasta completar un operativo de más de 7.000 efectivos.

79 PARROQUIAS DE ALTA ACTIVIDAD INCENDIARIA

   Así, el plan de este año cuenta con la principal novedad de que delimita por primera vez las 79 parroquias de alta actividad incendiaria, sobre las que el Gobierno gallego ejercerá un control exhaustivo para que desciendan los fuegos. La mayor parte de ellas se encuentran en la provincia de Ourense (48 parroquias en 30 ayuntamientos), seguida de Pontevedra (17 en cuatro ayuntamientos), A Coruña (13 en 11 ayuntamientos) y Lugo (con una única parroquia, la de Santa María de Bóveda, en la capital).

   Así, A Gudiña (Ourense) es el ayuntamiento con mayor número de parroquias con alta actividad de incendios, con un total de seis. Después se encuentra A Mezquita (Ourense), con cinco parroquias; y Manzaneda (Ourense), con cuatro parroquias.

   Estas 79 parroquias se dividen en dos criterios fundamentales. Por un lado, aquellas que tuvieron una media anual de siete o más fuegos en los últimos cinco años, que se corresponde con "cerca de 600 incendios en Galicia". Por otra parte, aquellas parroquias que tuvieron dos o más incendios de "mayor virulencia", con más de 200 hectáreas arrasadas en los últimos 10 años y en los que la superficie total media por incendio sea igual o superior a las nueve hectáreas.

   De este modo, el criterio de gran virulencia lo encabeza la parroquia de Santo Estevo de Pendre, en Cerdedo (Pontevedra), con un total de 7.537 hectáreas arrasadas. Después están las 5.070 hectáreas quemadas en la parroquia de Santa María de Cernado, en Manzaneda; y las 3.336 hectáreas que han ardido en O Pindo, en Carnota (A Coruña).

   En lo tocante al criterio de número de incendios, destacan los 121 fuegos que ha registrado la parroquia de O Pereiro, en A Mezquita; seguida de los 100 incendios en Soutipedre, en Manzaneda; y los 98 fuegos de la parroquia de San Xoán, en Carballo (A Coruña).

EXTREMAR VIGILANCIA Y CONTROL DE AYUDAS

   Sobre esta cuestión, Rosa Quintana ha enmarcado esta medida en el desarrollo de la ley de incendios, y con ella se busca "incrementar las labores de vigilancia", analizar "qué medidas estructurales adoptar" en estas parroquias, así como "controlar todas las ayudas públicas que reciben las empresas y vecinos erradicados en estas parroquias".

   Con todo ello, se tiene la intención de "poner negro sobre blanco" para "ver qué está pasando" en estas parroquias en las que se va "a extremar el control de ayudas públicas que se dan en esas zonas". Así, la conselleira llama "a la concienciación una vez más de toda la ciudadanía para evitar que esto se vuelva a producir".

   Asimismo, en lo tocante al pastoreo en estas zonas de alto número de incedios, Quintana ha explicado que "ya está prohibido en la ley de incendios, eso no es novedoso, en las zonas que se quemaron no se puede realizar el pastoreo". Si bien, estas parroquias estarán excluidas de las autorizaciones extraordinarias para pastorear en terrenos quemados.

   Además, los ayuntamientos podrán presentar alegaciones a la Xunta. El Ejecutivo autonómico también aclara que estas parroquias de alta actividad incendiaria podrán dejar de serlo si, durante dos años, tienen un número de incendios igual o inferior a la media de fuegos por parroquia de Galicia en ese periodo, o si la superficie total media por incendio es igual o inferior a las tres hectáreas.

   A esto añade la Consellería de Medio Rural que, sin embargo, estos lugares volverán a entrar en el listado si vuelven a tener siete o más incendios --o la media de incendios es igual o superior a las nueve hectáreas--.

CONVENIOS

   Junto a esto, la Xunta informa de que mantiene este año los convenios suscritos con los ayuntamientos para tratamientos preventivos en vía y caminos de titularidad municipal, así como la actuación de brigadas municipales de prevención y defensa, que se sumarán al distrito forestal donde se sitúe el ayuntamiento.

   También seguirá la colaboración con la Federación de Municipios e Provincias (Fegamp) para la elaboración de ordenanzas tipo para la gestión de la biomasa en terrenos urbanos y de núcleo rural. En esta línea, continúa el trabajo junto a ayuntamientos y diputaciones para crear e implantar grupos de emergencias supramunicipales (GES).