Extinguido el fuego de Begonte y controlados los de Quiroga, A Gudiña, Chandrexa y Riós tras arder 700 hectáreas

Publicado 16/09/2019 10:44:42CET

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 16 Sep. (EUROPA PRESS) -

El incendio registrado este domingo en el municipio lucense de Begonte, y que permanecía activo, ha quedado extinguido sobre las 5,55 horas de la madrugada de este lunes.

Este era el último incendio de grandes dimensiones que permanecía activo en la comunidad, después de que este fin de semana se detectasen hasta siete grandes focos que dejaron una superficie de unas 700 hectáreas quemadas, según las primeras estimaciones.

Según la información de la Consellería do Medio Rural, el fuego, iniciado en la parroquia de Castro, afectó finalmente a unas 18 hectáreas de terreno, todas ellas de arbolado.

En su extinción participaron un técnico, siete agentes, 20 brigadas, 13 motobombas, dos palas, siete helicópteros y dos aviones.

CONTROLADOS

Otro incendio como el de A Gudiña (Ourense) está controlado desde las 13,40 horas del domingo y cuenta con una superficie afectada que corresponde a 379,91 hectáreas, de las que 164,96 son arboladas y el resto de hectáreas corresponden a monte raso. En su control han colaborado un técnico, 14 agentes, 38 brigadas, 18 motobombas, cuatro palas, seis helicópteros y dos aviones. También han participado efectivos de la Unidad Militar de Emergencias (UME).

En la provincia lucense, dos fuegos afectaban al ayuntamiento de Quiroga, el de la parroquia de Hospital está controlado tras quemar casi 150 hectáreas --unas 34 de ellas de arbolado--. El de la parroquia de Enciñeira está extinguido desde las 19,48 horas del domingo, con casi 53 hectáreas calcinadas.

En cuanto al incendio de Riós (Ourense), este también está controlado desde el domingo. La superficie afectada es de 51,84 hectáreas, de las que cerca de 46 son arbolado y el resto monte raso.

El último foco que permanece en situación de control es el que afecta a Chandrexa de Queixa (Ourense), concretamente a la parroquia de Casteloais. Las últimas cifras hablan de 19 hectáreas quemadas, de las que dos son superficie arbolada y 17 monte raso.

Para leer más