El monte Pindo tiene 650 especies catalogadas en riesgo por las llamas, según una asociación de defensa

Actualizado 17/12/2013 21:04:32 CET

El colectivo ve en la Administración "un aliado imprescindible" de los incendiarios por "omisiones" y exigirá "dimisiones"

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 12 Sep. (EUROPA PRESS) -

El monte Pindo, que forma parte de la Red Natura 2000 y está situado en el ayuntamiento coruñés de Carnota, tiene unas 650 especies naturales catalogadas, sobre medio centenar de ellas protegidas y algunas en peligro "crítico" de extinción. Todas ellas se encuentran ahora en riesgo por las llamas de un incendio que ha arrasado más de un millar de hectáreas.

En una primera valoración de las consecuencias del fuego, que sigue activo y ha obligado a activar el nivel de máxima alerta por riesgo para núcleos de población, el secretario de la Asociación Monte Pindo Parque Natural, Mario Maceiras, ha lamentado que haya ocurrido "lo que nadie quería" que pasase pero que "algunos" combatieron, dice, "más que otros".

El lirio de monte --en peligro de extinción-- y el carballo enano --especie protegida de la que solo se tiene constancia en el monte Pindo-- son algunas de las especies que la asociación ha catalogado en los últimos años. En concreto, los carballos estaban en la zona en la que se inició el fuego.

Maceiras advierte de la pérdida de valor ecológico, paisajístico y geológico en el monte Pindo, que ya ardió en 2005, pero en un incendio que "no fue ni la mitad de grave" que el que comenzó en la noche de este miércoles. Entonces, las llamas motivaron "una preocupación" y originaron el nacimiento de un "movimiento social en favor de la protección y desarrollo sostenible" del monte. "Llevamos tres años exigiendo a la Administración que lo declare parque natural", ha relatado el secretario del colectivo.

Este portavoz defiende el dinamismo de esta asociación, con trabajos y actividades sobe el terreno, y critica la respuesta recibida por la Administración, "aliado imprescindible de los incendiarios", a su juicio, por "omisiones que eran corregibles". "El resultado es la destrucción que todos combatimos, unos más que otros", incide.

PARQUE NATURAL

Al respecto de la declaración de parque natural, plantea que lleva aparejadas unas partidas presupuestarias "que permitirían contratar vigilantes y guardas forestales, como hay en todos los parques naturales", de modo que estos podrían "detectar cualquier problema".

No obstante, ahora, Mario Maceiras admite que la "impotencia" que sienten los vecinos hace "inevitable" una cierta "pataleta" al constatar lo que ya ha sucedido. "Hubo una cierta tardanza en que los medios llegasen al sitio. Eso, sumado al viento, hizo imposible parar el fuego", ha señalado.

En contraposición, apunta al incendio declarado el pasado 4 de septiembre en las proximidades del monte Pindo, al que se llegó "antes". Con todo, reconoce que las condiciones del viento no eran tan malas y que el inicio no se registró, como este miércoles, "al filo de las 9 de la noche, cuando los medios aéreos ya no pueden actuar". "Ahora aprendieron la lección. Fue provocado. No puede tener otra causa", razona.

"FUE PROVOCADO"

Sobre las posibles causas, hace referencia a posibles "intereses madereros" o a la posibilidad de que se quisiesen "conseguir pastos", y denuncia de nuevo que se trata de una "zona abandonada". Precisamente, explica, el hecho de que "no existan aprovechamientos económicos sostenibles", en los ámbitos agrofestal y de pastoreo, era lo que la Asociación Monte Pindo Parque Natural "intentaba revertir".

Por eso, hace hincapié en que el colectivo entiende que "detrás de la acción incendiaria del pirómano hay una serie de factores añadidos que la Administración podría haber minorado". Sin embargo, continúa, pasaron tres años en los que ésta contestó a sus demandas diciendo que el monte "ya estaba suficientemente protegido" y "que no se justificaba incrementar el nivel de protección". "Cuando supondría dotación real de presupuestos", evidencia.

En este extremo, censura que una de las respuestas que le daba la Administración era en forma de dato: 300.000 euros que, según indicaba, habían sido invertidos en la zona entre Xunta y Ministerio. "Nosotros estamos todas las semanas subiendo ahí y no vimos un solo grano de arena. No hay nada hecho", denuncia.

"Se nos dio largas y se nos puso excusas, porque era una superficie pequeña. Que sí, pero que no había dinero... Y al final el que ganó tiempo fue el asesino del monte que lo arrasó gracias a unas omisiones que eran corregibles", lamenta.

RECUPERACIÓN DE LA ZONA

Respecto a la futura recuperación de las especies, reconoce que "es muy difícil de prever" el tiempo que será preciso y avisa de que "seguramente las habrá que nunca volverán de forma natural". Más, "ahora mismo, con la falta total de dotación de medios...", reprocha.

Por ello, para finalizar, este miembro de la Asociación Monte Pindo Parque Natural pide "prevención todo el año" en los montes de Galicia, para que no se conviertan en una "especie de gasolinera".

Lo ocurrido "merece" que todos los afectados se sienten "a hablar muy seriamente del asunto". "Vamos a pedir responsabilidades políticas y vamos a pedir dimisiones", avanza. "Una vez se extingan las llamas y el humo nos deje ver el alcance de lo que ha pasado, tendremos que sentarnos y discutir medidas para adoptar en adelante", concluye.