La Xunta asegura que evitó "el 90% de los arrastres" de cenizas al mar

Actualizado 17/12/2013 22:33:55 CET
Europa Press

Fernández-Couto acusa de "dejación" al Ayuntamiento de Carnota y el BNG critica las "mentiras soberbia" del Gobierno gallego

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 5 Dic. (EUROPA PRESS) -

El secretario xeral de Montes de la Xunta, Tomás Fernández-Couto, ha afirmado que "se han evitado los arrastres" de cenizas derivadas del incendio del Monte Pindo, que afectó a más de 2.000 hectáreas, "en un 90 por ciento" gracias a las actuaciones que se llevaron a cabo tras el fuego forestal de septiembre.

"Decir que se puede evitar el 100 de los arrastres es una entelequia; nadie puede. Pero sí es cierto que se trabajó en las zonas de más intensidad y se evitaron en un 90 por ciento", ha manifestado el secretario xeral de Montes en comisión parlamentaria, en respuesta a la diputada del BNG Ana Pontón.

De las 2.377 hectáreas del Monte Pindo, del orden del 13 por ciento no ardieron; en un 32 por ciento, la severidad de afectación fue "baja"; en un 45 por ciento fue "ninguna o muy baja"; en 39 por ciento, de "baja a moderada"; y en un 16 por ciento, registró "severidad alta". De ellas, "no en todas" ha sido posible trabajar por la dificultad de la orografía.

"Realmente la zona de afección de moderada a severa es del 16 por ciento y en mucha de ella no es posible trabajar, porque no es posible", ha remarcado el secretario xeral de Montes, quien ha incidido en que si las franjas de seguridad estuviesen limpias por parte de los propietarios "los resultados habrían sido diferentes", al menos en cuanto al peligro de viviendas e instalaciones.

En su intervención en la Comisión de Agricultura, ha indicado que las pérdidas esperadas sin actuaciones serían de 32 toneladas por hectáreas, pero las pérdidas reales medidas después de las acciones es de 3,4 toneladas. "Esto quiere decir que se está evitando el 90 por ciento de las pérdidas en estas zonas", ha remarcado.

En total, en O Pindo, donde se empezó a trabajar a pocos días de que se produjese el fuego, se realizaron 10,1 kilómetros de limpieza de cuneta, para evitar la pérdida de suelo y paliar los arrastres. "La Xunta actuó con mucha intensidad y premura en la reducción y protección de los suelos", ha reivindicado.

"DEJACIÓN"

Fernández-Couto ha censurado que hable de incompetencia de la Xunta, cuando "realmente, la mayor parte de los problemas para viviendas, instalaciones y personas vinieron de la absoluta dejación de las franjas de gestión de biomasa", que son "competencia de la administración local".

"Todas las franjas estaban absolutamente abandonadas, cuando desde 2007 hay una obligación por parte de los propietarios (y subsidiaria de los ayuntamientos). Resultan sorprendentes las manifestaciones", ha abundado, para insistir en que las labores de extinción en esta zona han sido muy complicadas y asegurar que "hubiese sido un desastre si no se hubiese hecho el esfuerzo en la extinción" que se llevó a cabo.

Por otro lado, ha explicado que el 5 de septiembre se puso en marcha una comisión entre diversos organismos para marcar una "coordinación" de las actividades de recuperación en todos los incendios, empezando por los que se encontraban a menos de 500 metros de la costa, para evitar los arrastres derivados de los fuegos.

"MENTIRAS Y SOBERBIAS"

Sin embargo, la diputada del BNG Ana Pontón ha calificado la actuación de "incompetente" y ha considerado que la "incompetencia debería ser delito". "Si la incompetencia fuese delito, la Xunta estaría condenada ya por delito ambiental continuada, porque la incompetencia nos sale muy cara", ha advertido.

La parlamentaria del Bloque ha criticado que la Xunta "desatendió" la petición del Ayuntamiento y de los vecinos de Carnota para "actuar realmente con medidas protectoras" y establecer un plan "que evitase el arrastre"; y acusó al Gobierno gallego de "soberbia" por no reunirse con el Ayuntamiento carnotán, gobernado por el BNG. "Sólo actúan con mentiras y soberbias", ha sentenciado.

Para leer más