17 de febrero de 2020
 

Jóvenes con síndrome de Down guiarán a ancianos con movilidad reducida en el 'casal' de Trinitat Vella (Barcelona)

Actualizado 14/03/2014 19:02:10 CET
Un joven con síndrome de Down acompaña a una mujer al 'casal' de Trinitat Vella
EUROPA PRESS

BARCELONA, 14 Mar. (EUROPA PRESS) -

La Generalitat, el Ayuntamiento de Barcelona, la Fundación Abertis y la Fundación Catalana Síndrome de Down se han aliado para facilitar que jóvenes con síndrome de Down y otras discapacidades intelectuales guíen a ancianos con movilidad reducida en el 'casal' del barrio barcelonés de Trinitat Vella, lo que fomentará que personas mayores que habitualmente no salen de casa puedan relacionarse y participar en actividades.

La iniciativa arrancará con un programa piloto de un año, en el que dos jóvenes con discapacidad intelectual estarán contratados para guiar a siete ancianos con movilidad reducida, algo que permitirá "integrar a dos colectivos especialmente vulnerables", ha valorado este viernes durante la firma del acuerdo el director de Acción Cívica de la Generalitat, Ramon Terrassa.

"Las personas que ahora podrán venir al 'casal' estarían en casa solas todo el día si no les acompañaran", ha valorado Terrassa, que ha agradecido a las dos fundaciones su participación en este proyecto, que se prevé que pueda aplicarse a otros 'casals' cuando finalice la prueba piloto.

Los guías --cuyo sueldo pagará la Fundación Abertis-- trabajarán en turnos de media jornada y acompañarán a entre tres y cinco ancianos con problemas de movilidad, la mayoría de ellos sin ascensor en su domicilio o en silla de ruedas.

"Todos los implicados salen ganando con este proyecto", ha celebrado el director de la Fundación Abertis, Sergi Loughney, teniendo en cuenta que las personas con discapacidad se insertarán laboralmente y reforzarán su autoestima, y los ancianos podrán romper su aislamiento social.

OFRECER OPORTUNIDADES

Loughney ha destacado que la iniciativa "ofrece oportunidades y empleo a gente con capacidades", y ha abogado por la integración de los discapacitados intelectuales en todos los ámbitos, especialmente si con ello ayudan a otros colectivos.

Ha definido el proyecto --que también se está desarrollando en Madrid, Chile, Brasil y Francia-- como "algo fácil y humano", y ha ensalzado el hecho de que dos colectivos vulnerables puedan colaborar y sumar esfuerzos.

La directora de la Fundación Síndrome de Down, Catalina Trias, ha subrayado los cambios que han afectado a las personas con discapacidad intelectual en los últimos 30 años --desde que funciona la organización--, porque "han dejado de ser considerados como un objeto pasivo y ahora son un sujeto activo con capacidades".

Ha celebrado que iniciativas como esta fomenten la integración sociolaboral de este colectivo, y ha destacado que con esta tarea "se sentirán útiles y además lo serán".