Daniel Ortega destaca la creación de mesas de diálogo en varios municipios de Nicaragua

Daniel Ortega y Rosario Murillo
REUTERS / OSWALDO RIVAS
Publicado 02/06/2018 19:45:02CET

MANAGUA, 2 Jun. (EUROPA PRESS) -

El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, ha destacado que se han instalado mesas de diálogo en varios municipios de Nicaragua tras la firma de acuerdos para el desmantelamiento de las barricadas y el compromiso de poner fin a la violencia.

"Benditas condiciones de paz, bendito diálogo para la paz que se ha instalado y donde tenemos empeñado los esfuerzos", ha destacado Ortega en un discurso dedicado a las madres nicaragüenses, recogido por la televisión TeleSur.

Durante el discurso, Ortega valoró el proceso de diálogo pactado con la Conferencia Episcopal como mediadora junto a pastores evangélicos, autoridades y dirigentes de diferentes partidos políticos.

"Queremos una paz para todas las familias nicaragüenses. Desde el que más tiene hasta el que menos tenga, porque todos tenemos los mismos derechos ante Dios", ha argumentado el dirigente sandinista.

"Después de tantos siglos de sufrimiento y dolor, este pueblo se ganó el derecho a la paz y tranquilidad. Tenemos que recuperarlo", ha apostillado.

CRISIS POLÍTICA

Las protestas comenzaron el pasado 18 de abril por una reforma de la seguridad social que aumentaba las retenciones a trabajadores y empresarios y ponía a cotizar a los jubilados, pero crecieron rápidamente hasta reclamar la "democratización" del país. Ya van más de cien muertos, de acuerdo con la prensa local.

Los expertos de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) visitaron Nicaragua entre el 17 y el 21 de mayo Nicaragua para "observar" la situación y determinaron que se han cometido graves violaciones de los Derechos Humanos por el uso excesivo de la fuerza por parte de la Policía y "grupos paraestatales" contra manifestantes.

Para sofocar las protestas, Ortega propuso un diálogo nacional que se ha suspendido por segunda vez este jueves hasta que el Gobierno cese la represión, según ha anunciado la Conferencia Episcopal, que ejerce de mediadora. Los manifestantes piden ya su dimisión.