Publicado 21/05/2021 21:16CET

España da por buena la reacción de la UE ante el incidente en Ceuta y no espera más medidas

Profesionales sanitarios realizan pruebas PCR y atienden a varios jóvenes en la nave de primera acogida del polígono del Tarajal, a 19 de mayo de 2021, en Ceuta (España).
Profesionales sanitarios realizan pruebas PCR y atienden a varios jóvenes en la nave de primera acogida del polígono del Tarajal, a 19 de mayo de 2021, en Ceuta (España). - Antonio Sempere - Europa Press

BRUSELAS, 21 May. (EUROPA PRESS)

España ha dado este viernes por buena la respuesta de las instituciones de la Unión Europea ante el incidente migratorio en la ciudad autónoma de Ceuta y no espera más medidas a nivel europeo.

Fuentes diplomáticas aseguran que no existen procedimientos en la UE para reaccionar ante la crisis migratoria que vivió la ciudad española y que desde el Gobierno han tachado de "chantaje" de las autoridades marroquíes, a las que atribuye una dejadez en el control de la frontera.

De esta manera, se enfría la opción de congelar partidas europeas que recibe Rabat para frenar el paso de migrantes. Desde España se valora positivamente la intervención "quirúrgica" de la Comisión Europea ante el incidente y se considera que Rabat ya ha pagado un coste político, puesto que el elemento migratorio es esencial para la relación con la UE que aspira mejorar.

Las fuentes limitan daños y aseguran que si Marruecos pretende tener una relación privilegiada ha quedado claro que incidentes como el de Ceuta no ayudan. "No hay que entrar en una espiral de acción-reacción que no conduce a nada. Están asentados los principios en los que nos movemos", han subrayado.

Muestra de que las instituciones europeas no son ajenas al debate de la frontera en Ceuta es que ha habido varios contactos de Bruselas con las autoridades del reino alauí. Sin embargo, optan por la contención en sus mensajes públicos. Este mismo viernes la portavoz de Exteriores de la UE Nabila Massrali ha indicado que bloquear fondos europeos no es una opción que haya discutido el Alto Representante, Josep Borrell, en sus llamadas con el ministro de Exteriores de Marruecos, Naser Borita.

En los tres últimos años Bruselas ha destinado a Marruecos cerca de 250 millones de euros en distintas partidas y programas para la gestión migratoria, siendo el segundo país del norte de África que más ayuda europea ha recibido, solo por detrás de Libia.

Otra muestra de que España no quiere elevar la tensión con Marruecos es que la crisis en Ceuta no se abordará en el Consejo Europeo extraordinario de la semana que viene, pese a que los líderes discutirán a petición de Italia la cuestión migratoria para avanzar en el pacto europeo.

Por su parte, España considera que ha quedado claro en el seno de la UE que la situación en el Estrecho no tiene ningún paralelismo con la realidad en el Mediterráneo oriental, donde la crispación permanente de Turquía con Grecia y Chipre envenena las relaciones de Ankara con el bloque y ha requerido de la intervención de Bruselas.

En este sentido, la diplomacia española defiende que no hace falta reafirmar un mensaje a nivel de los Veintisiete que ha quedado "confirmadísimo" por los grandes actores de la UE y ya mira al largo plazo para preservar una relación sana con Rabat.

Para leer más