Actualizado 15/10/2020 17:51 CET

El primer ministro de Kirguistán acumula "todo el poder" tras la dimisión del presidente

El presidente de Kirguistán, Sooronbai Jeenbekov
El presidente de Kirguistán, Sooronbai Jeenbekov - ROMAN / XINHUA NEWS / CONTACTOPHOTO

Es el tercer mandatario al que movilizaciones ciudadanas fuerzan a renunciar en el país desde 2005

MADRID, 15 (EUROPA PRESS)

El presidente de Kirguistán, Sooronbai Jeenbekov, ha anunciado este jueves su dimisión ante la persistente tensión en el país por la crisis desatada por las recientes elecciones parlamentarias, pero en un giro inesperado el nuevo primer ministro, Sadir Japarov, ha asumido también sus competencias, acumulando "todo el poder".

En un mensaje a la nación, Jeenbekov ha reconocido que pese al nombramiento el miércoles de Sadir Japarov como nuevo primer ministro y la aprobación de su Gobierno por parte del Parlamento, "la situación sociopolítica en Bishkek sigue siendo tensa". En la capital se han producido en las últimas horas concentraciones de partidarios de Japarov para exigir su renuncia.

"Desgraciadamente, la agresión no remite y las demandas para mi dimisión inmediata continúan", ha subrayado el mandatario, que la víspera reiteró al nuevo primer ministro su voluntad de renunciar una vez se celebren las nuevas elecciones parlamentarias.

El presidente ha subrayado que en la situación actual, Kirguistán se encuentra al borde de "un conflicto bilateral". "Los manifestantes están de un lado, las fuerzas de seguridad de otro" y estas últimas deben "usar sus armas para proteger la residencia del Estado", por lo que "el derramamiento de sangre es inevitable en tal caso".

Jeenbekov ha asegurado que "la paz, la integridad y la unidad" del país están "por encima de todo" para él y que no está aferrado al poder, según informa la agencia AKIpress. "No quiero quedar en la historia de Kirguistán como el presidente que derramó sangre y disparó contra sus ciudadanos, por esta razón, he tomado la decisión de dimitir", ha anunciado.

El mandatario, quien ocupa el cargo desde noviembre de 2017, ha pedido tanto al primer ministro como al resto de políticos del país que "saquen a sus partidarios de la capital y devuelvan la paz a los residentes de Bishkek". "Ningún poder es más importante que la integridad de nuestro país y el acuerdo en la sociedad", ha remachado, llamando a no ceder a las "provocaciones".

SUCESOR FALLIDO

En virtud de la Constitución kirguisa, el presidente del Parlamento es quien debe asumir de forma interina las riendas del país hasta la celebración de elecciones presidenciales en el plazo de tres meses. Así pues, Kanat Isaev, elegido este mismo martes como nuevo presidente del Parlamento, era quien debía convertirse en nuevo jefe del Estado.

Sin embargo, el nuevo primer ministro ha anunciado a sus partidarios, que se han concentrado frente a la Casa del Gobierno para reclamar la disolución del Parlamento y la renuncia de Isaev, que este último se ha negado a asumir el cargo.

"El presidente Jeenbekov dimitió hoy. El presidente del Parlamento anunció que no puede asumir el papel de presidente interino, así que a partir de ahora todo el poder está en mis manos", ha asegurado Japarov, según informa la emisora RFE/RL, que ha dicho a sus seguidores que ya pueden regresar a casa.

UNAS PARLAMENTARIAS CONTROVERTIDAS Y ANULADAS

Kirguistán celebró elecciones parlamentarias el pasado 4 de octubre, tras las que tan solo cuatro partidos consiguieron representación parlamentaria, lo que generó inmediatamente multitudinarias protestas en la capital y en otras ciudades, incluida Osh, la segunda del país.

Los manifestantes tomaron la sede del Parlamento y también la Presidencia, entre otros, forzando al primer ministro y al presidente del Parlamento a presentar su renuncia, al igual que algunos ministros y otros cargos electos de distinto nivel. En estas circunstancias, el 6 de octubre la Comisión Electoral anunció la anulación de los comicios, lo cual no frenó las protestas.

Tras varios tiras y aflojas entre los distintos partidos opositores, finalmente Japarov emergió como el nuevo primer ministro. El antiguo diputado fue liberado por los manifestantes de la prisión en la que cumplía una pena de once años y medio por organizar una protesta en Karakol en 2013 y el secuestro del gobernador regional.

La dimisión de Jeenbekov se produce precisamente en el tercer aniversario de su victoria electoral. El presidente es el tercero que se ve forzado a renunciar al cargo en esta antigua república soviética en los últimos 15 años en medio de la movilización ciudadana.

En 2005, las protestas contra el presidente Askar Akayev, quien gobernaba el país desde 1991, por lo que se consideraron elecciones parlamentarias fraudulentas terminaron forzando a este a dimitir. Su puesto lo ocuparía Kurmanbek Bakiyev, quien en 2010 terminaría corriendo la misma suerte que su predecesor, después de que estallaran protestas en todo el país contra su gestión que se encargó de reprimir con virulencia. 

Lo más leído

  1. 1

    Hay un gemelo del Sol en la región de la que vino la señal Wow!

  2. 2

    Kiko Rivera declara la guerra públicamente a Alessandro Lequio

  3. 3

    Rescatadas 29 personas en una patera frente a Costa Ballena en Chipiona (Cádiz)

  4. 4

    La agonía de un explorador polar, contada por una mancha en su diario

  5. 5

    La teniente coronel Silvia Gil, primera mujer que dirigirá una Comandancia de la Guardia Civil al asumir la de Teruel