Actualizado 31/03/2021 21:53 CET

Reino Unido revisa sus protocolos sobre acoso sexual en las escuelas a raíz del asesinato de Sarah Everard

Una protesta celebrada en Dublín, Irlanda, por el asesinato de Sarah Everard.
Una protesta celebrada en Dublín, Irlanda, por el asesinato de Sarah Everard. - Niall Carson/PA Wire/dpa

MADRID, 31 Mar. (EUROPA PRESS) -

La Secretaría de Educación británica ha anunciado este miércoles una revisión de sus protocolos de actuación frente a los casos de acoso y abuso sexual en las escuelas, coincidiendo con la publicación de miles de testimonios de mujeres, muchas de ellas menores de edad, relatando episodios de este tipo tras el asesinato de Sarah Everard a principios de mes.

"El abuso sexual en cualquier forma es aborrecible y es vital que estas acusaciones se traten adecuadamente. Si bien la mayoría de las escuelas se toman muy en serio su responsabilidad, estoy decidido a asegurarme de que los recursos correctos estén en todo el sistema educativo para ayudar a las víctimas a denunciar", ha remarcado el secretario de Educación, Gavin Williamson.

En un comunicado de la Secretaría de Educación, las autoridades británicas han anunciado que a partir de este jueves se habilitará una línea telefónica para que las víctimas puedan solicitar ayuda, la cual también estará disponible para aquellos padres y profesores que necesiten asesoramiento legal.

"Este Gobierno se compromete a garantizar que las víctimas se sientan apoyadas para remitir las denuncias más graves a la Policía a través de la línea de ayuda, sabiendo que se hará todo lo posible para llevar a los infractores ante la justicia", ha enfatizado Williamson.

La Secretaría de Educación trabajara con la Oficina de Estándares en Educación, Servicios y Habilidades de los Niños (OFSTEN) para asegurarse de que haya suficiente orientación sobre cómo las escuelas deben lidiar con estas denuncias, además de colaborar con los grupos de asistencia social, de apoyo a las víctimas, consejos escolares y la Policía.

La inspectora jefe de OFSTED, Amanda Spielman, ha agradecido la oportunidad de que esta oficina lidere esta revisión de los protocolos de actuación y ha recalcado el "papel fundamental" que tienen las escuelas "en la enseñanza de los jóvenes sobre el consentimiento sexual y el respeto por las mujeres y las niñas".

"Las escuelas deben ser lugares donde todos los niños se sientan seguros y donde puedan denunciar cualquier incidente de abuso o acoso y estar seguros de que se actuará en consecuencia de lo que digan", ha apuntado.

La medida se produce después del asesinato de Everard, una joven de 33 años que desapareció el pasado 3 de marzo cuando regresaba a casa después de visitar a unas amigas en el barrio de Clapham, en el sur de Londres. Su cuerpo fue encontrado una semana después en el condado de Kent, en el suroeste del país, donde fue detenido como sospechoso el agente de Scotland Yard Wayne Couzens.

Tras el asesinato, una ola de indignación sacudió Reino Unido, en donde se celebraron vigilas y protestas por este crimen. Miles de mujeres compartieron sus propios testimonios de abusos y acoso sexual en la web 'Everyone's Invited' ('Todo el mundo está invitado'), entre los que se incluía episodios de niñas de hasta 11 años que habían sido víctimas de estos hechos.

Para leer más