Actualizado 29/12/2020 16:09 CET

Aguado pide visiblemente emocionado no olvidar 2020 y que 2021 sea el año de la "humildad, la empatía y el trabajo duro"

Ignacio Aguado emocionado hace balance del año 2020
Ignacio Aguado emocionado hace balance del año 2020 - Ricardo Rubio-Europa Press

"¿Alguien puede pensar que vamos a ganar a un virus internacional desde nuestro terruño?", ha dicho, tras marcar como objetivos para 2021 "hacer mejor política, buscar el encuentro y fomentar la unidad"

MADRID, 29 (EUROPA PRESS)

El vicepresidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio Aguado, ha pedido este martes en el balance anual de su gestión, visiblemente emocionado, que no se olvide 2020 y que 2021 sea el año de la "humildad, la empatía y el trabajo duro".

"Hemos aprendido mucho de este 2020. El virus nos ha ganado, el 2021 tiene que ser el año de la empatía con los que lo están pasando mal", ha solicitado Aguado durante su intervención en la Real Casa de Correos en la que ha puesto el foco en los aprendizajes que ha dejado el año de la pandemia y los costes de la misma.

Un 2020 que ha dejado a su paso "70.000 compatriotas que ya no están" y por los que "hay que dar la batalla contra el virus" y "replantearse" qué cambiar para mejorar el país, ha expuesto el también portavoz del Gobierno tras una pausa de un minuto en la que se ha recompuesto tras emocionarse al recordar a los que han fallecido durante la crisis sanitaria.

Es por ello que ha marcado como grandes pilares de las transformaciones de cara al próximo año buscar hacer una "mejor política" con el "reencuentro" como eje central; construir un país "entre todos y no contra nadie" en el que no se planteen leyes "contra la mitad de la población" y que sea "un país y no 17 de reinos de taifas". "Cuando nos dividimos somos más débiles. El virus ha despellejado las teorías independentistas (...) ¿Alguien puede pensar que vamos a ganar a un virus internacional desde nuestro terruño?", ha planteado.

Asimismo, ha pedido que se valore a la ciencia y el medio ambiente como se merecen, instando a que los investigadores sean reconocidos ya que en esta pandemia "han dado la vida". "Hay millones que nos miran y nos juzgan porque de nuestras decisiones dependen las vidas de la gente. En 2021 trataré de seguir haciendo lo correcto", ha aseverado.

RECUERDO A LOS FUNCIONARIOS Y LA RECUPERACIÓN DE LA "BONDAD"

Como parte de su discurso, el vicepresidente también ha destacado el papel de los funcionarios durante la crisis sanitarias; un colectivo del que antes "muchos hablaban con desdén", pero que ha sido "clave de bóveda" para evitar que el Estado "colapsase" mientras la población vivía confinada tras la "bofetada" propinada por un virus que ha demostrado "la fragilidad del ser humano a una sociedad que no está acostumbrada a vencer".

"Lo que hace un año era prioritario ahora es secundario", ha aseverado Aguado, quien ha reclamado que no sea "un año para olvidar" sino para "aprender" con el objetivo de "no repetirlo"; un olvido que sería "un gran error".

"Hemos aprendido algo importante como humanidad, que tenemos depredadores. Pensábamos que estábamos en la cúspide y nos hemos dado cuenta de que tenemos depredadores, de que hay virus que nos matan a cientos, a miles", ha apuntado Aguado como inicio de su enumeración de lo aprendido en la pandemia del Covid.

Así, ha relatado cómo, tras identificar al agresor, se comenzó defendiéndose de forma "rudimentaria" con "confinamientos agresivos" y poco a poco se ha avanzado a cuestiones quirúrgicas; una progresión que ha derivado en el hito de conseguir "una vacuna en 9 meses".

Un proceso de distanciamiento obligado que ha empujado también al conocimiento de nuevas herramientas tecnológicas como "Zoom, FaceTime o Teams" para salvaguardar una relación que antes "era personal y estrecha".

También ha destacado 2020 como el año en el que se demostró que los "populismos pueden ser derrocados sin esperar a dos legislaturas" y ha remarcado que "algunos están a punto de irse" tras cuatro años "en la cima del mundo destrozándolo todo" --en referencia a Donald Trump, quien perdió al presidencia de Estados Unidos en noviembre frente a Joe Biden--.

Un "logro" que ha hilado con la demostración de que la "libertad" es intrínseca al ser humano y que su ausencia generó "ansiedad" al estar en casa. "También hemos redescubierto algo que estaba oculto, la bondad, no solo la solidaridad; sino la bondad entre generaciones", ha añadido.

"En los últimos días hemos escuchado expresiones sobre 2020 como que es 'un año para olvidar'. Entiendo que lo que quieren decir es que no quieren que 2020 se repita, pero no tenemos que olvidarlo. Sería un gran error porque hemos aprendido y hemos perdido demasiadas cosas como para olvidarlas", ha sentenciado.

Para leer más