Aralar valora el documento pero dice que "no es el todo" y son necesarios "más pasos"

Actualizado 16/02/2010 11:59:43 CET

BILBAO, 16 Feb. (EUROPA PRESS) -

El vicecoordinador de Aralar, Jon Abril, valoró este martes el documento de reflexión hecho público en las últimas horas por la izquierda abertzale, si bien advirtió de que "no es el todo" y son necesarios "más pasos". Además, manifestó su convicción de que ETA debería "decir algo en este proceso" y, en caso de que decidiera "continuar con la lucha armada", la izquierda abertzale "tendría que decir que su intervención es una injerencia".

En una entrevista a Radio Euskadi, recogida por Europa Press, el dirigente de la formación abertzale reiteró que el hecho de que el debate en la izquierda abertzale haya concluido constituye "una buena noticia".

También se mostró satisfecho porque lo haya hecho "con un mensaje claro, en el sentido que la apuesta es exclusiva por las vías políticas", así como porque asuma los principios Mitchell y no acepte "ninguna injerencia de ningún otro ente, en este caso, de ETA". "Especialmente, la necesidad del desarme para que todo pueda avanzar y desarrollarse en condiciones óptimas", agregó.

Abril consideró que éste "sólo es el inicio de un proceso" y estimó que "lo que pueda decir ETA o cómo pueda actuar, va a marcar el desarrollo de este trabajo", así como la línea que mantenga Batasuna.

"Esperamos también que por parte del Gobierno español pueda haber algún gesto de distensión que pueda acompañar ese proceso. Es un camino que, sobre todo, lo tiene que hacer la otra sensibilidad de la izquierda abertzale, pero va a tener que ir ayudada por otros agentes y por qué no, por el resto de formaciones políticas", dijo.

COMO ARALAR

El líder de Aralar recordó que la formación a la que pertenece nació del debate en el seno de Batasuna, hace más de una década. "Creemos que desde entonces las relaciones no han sido las adecuadas y que ahora pueden darse las condiciones para que ese debate que fue truncado en el seno de Batasuna se pueda dar en la izquierda abertzale", agregó.

A su juicio, las condiciones podrían facilitar un trabajo conjunto entre ambas sensibilidades "de forma sincera, reconociéndonos el uno al otro y de igual a igual en ese sentido, para profundizar en lo que debe ser en el futuro la izquierda abertzale". "Es muy positivo que Batasuna se acerque a los posicionamientos que ya inició Aralar hace diez años", apuntó.

Abril reiteró que "es importante" que Aralar "siga haciendo su camino" porque el texto que hizo el lunes público la izquierda abertzale es "un avance, pero no es el todo", porque "tiene que haber más pasos".

"Es un paso muy importante el que han dado el lunes, pero ahora hay que ir materializando esas palabras en hechos reales. Eso va a requerir un tiempo y lo que tenemos que hacer es generar sintonías de trabajo entre todos aquellos que queremos conformar esa izquierda abertzale. Eso no va a salir de un día para otro y tampoco se puede pretender que esa nueva izquierda abertzale se pueda fundar en un corto periodo de plazo", advirtió.

No obstante, ofreció "diálogo para ir hablando y entablar una relación" que habrá que ver "a medio plazo qué otras consecuencias puede tener". "En estos momentos -puntualizó- lo importante es dejar bien claro que lo que hace falta en volver a tener confianza mutua, poder discutir y debatir sobre ese proyecto político más amplio". A su juicio, "no sería conveniente" ir "más allá" en el actual momento.

Para Abril, el proceso debe finalizar con la desaparición de ETA, que "tarde o temprano" debe "llegar y sería de gran ayuda". En su opinión, ETA "también tendría que decir algo en este proceso" y si "por lo que sea, decide continuar con la lucha armada, Batasuna también se tendrá que posicionar ante ETA". "En un momento dado, tendría que decir que la intervención de ETA es una injerencia y va en contra de los intereses de la izquierda abertzale. Y si lo hace ETA, el camino será mucho más fácil y breve", dijo.

El vicecoordinador del partido abertzale aseguró que la "refundación" de la izquierda abertzale es el objetivo "por el que viene trabajando Aralar". "Dentro de cinco o diez años podemos estar en otro escenario diferente, si ETA anunciara un cese unilateral, sin ninguna contraprestación, el panorama político vasco cambiará y,

además, en un cambio que no lo hemos conocido, por lo que un panorama político en el que ETA no tenga presencia cambiará radicalmente el mapa político. Sería una revolución", manifestó.

GOBIERNO VASCO

Ante una posible nueva situación política, consideró que el Gobierno vasco "está siendo excesivamente cauto", una cautela que atribuyó a la experiencia de la última tregua de ETA, cuyo resultado "no fue el deseado por la mayoría de este país". "El PSE ha tomado una vía totalmente equivocada y es el de buscar otro posicionamiento totalmente contrario al que defendían no hace mucho tiempo", apuntó.

Para Abril, el Ejecutivo autonómico debería ser "audaz, generoso, y tender la mano desde el primer momento" para "facilitar las cosas y no obstaculizarlas".