Actualizado 27/03/2014 12:52

Hay una "escalada de violencia" para "desestabilizar el Estado de Derecho"

Anuncia más medidas de protección física y jurídica para los policías y defiende la Ley de Seguridad Ciudadana

   MADRID, 27 Mar. (EUROPA PRESS) -

   El director general de la Policía, Ignacio Cosidó, ha denunciado este jueves que en las últimas semanas se está produciendo una "escalada de violencia" que busca "desestabilizar el sistema democrático y  Estado de Derecho", pero ha garantizado a los ciudadanos que el Gobierno tiene intención de hacer frente con "firmeza, con la ley en la mano y con el Estado de Derecho".

   Según ha dicho, la Policía tiene "información" sobre estrategias para "provocar" a sus agentes, porque son "de manual" para estos movimientos, pero se puede "aventurar" que exista una táctica definida "de caza al policía", con técnicas como denunciar un suceso ficticio para que acudan unos pocos efectivos y allí emboscarlos.

   Según Cosidó, en la manifestación del pasado sábado hubo una "acumulación de grupos" violentos que no se había producido hasta ahora --los detenidos son de diversos lugares de España-- pero cree que es pronto para hablar de una "estructura organizada".

   Eso sí, tiene claro que su objetivo es provocar reacciones "desproporcionadas" de la Policía para deslegitimar no al Cuerpo sino todo el sistema democrático. En este sentido, ha asegurado que los al menos de 1.500 violentos que se "incrustaron" en las 'Marchas de la Dignidad' se dedicaron justo antes de la manifestación "a quemar Constituciones españolas".

   En la misma línea, ha dicho que este miércoles en el Paraninfo de la Ciudad Universitaria de Madrid colgaba una pancarta con el llamamiento "Que vuelvan los Grapo", así que ha pedido a la sociedad y a los partidos políticos que entiendan "la naturaleza de esta violencia y la condenen "con contundencia".

   En todo caso, ha incidido en que tanto en las manifestaciones como en las protestas universitarias los grupos violentos son "absolutamente marginales" y no representan a nadie "más que a su propio salvajismo", en entrevistas en Onda Cero y Cope recogidas por Europa Press.

   Cosidó ha reiterado su decisión de abrir una "información interna" para detectar si hubo fallos en el operativo del sábado por la noche en Madrid, donde casi 70 policías resultaron heridos en actos violentos tras las llamadas 'Marchas de la dignidad'. El número de heridos, ha remachado, es "inaceptable".

NUEVAS MEDIDAS DE PROTECCIÓN

   Además de eso, ha anunciado que adoptará nuevas medidas de protección física y jurídica para los policías y ha defendido además el proyecto de Ley de Seguridad Ciudadana, afirmando que, aunque esté siendo "muy debatida", uno de sus objetivos "es tener más capacidad para luchar contra los violentos", también desde el punto de vista legal.

   En concreto, ha avanzado nuevas medidas de protección para piernas y tobillos, que es donde más roturas y contusiones se produjeron, y también "mejoras" en los escudos, que "ante el tamaño de las piedras" que se lanzaron el pasado sábado no aguantaban bien los impactos y a veces hasta se rompieron.

   Desde el punto de vista jurídico, ha pedido a la Abogacía del Estado que se ponga a disposición de los policías heridos para puedan defenderse legalmente si quieren. Los policías, ha reconocido, a veces "se sienten desamparados y en ocasiones nos les falta razón".

   Cosidó ha respondido así a la pregunta de si le resultaba frustrante que sólo uno de los detenidos siga en prisión. Y además, ha garantizado que la Policía trabaja "con la máxima intensidad" para que "hasta el último vándalo que arrojó una piedra" sea detenido.

"CONTENCIÓN" EN MANIFESTACIONES, "FIRMEZA" SI HAY VIOLENCIA

   Preguntado si la Policía tenía órdenes especiales de contención el pasado sábado, ha asegurado que la orden "siempre" es "máxima contención" durante la manifestación "para garantizar la seguridad de todos" y de "máxima firmeza" cuando haya agresiones o violencia.

   Lo que sucedió el pasado sábado, ha dicho, es que la violencia contra la Policía comenzó cuando aún estaba hablando el último orador y la manifestación continuaba, y eso complicó la respuesta a los violentos.

   Además, ha asegurado que la Policía sabía "perfectamente" que la manifestación del sábado "era de riesgo, que había una altísima posibilidad de que hubiese episodios de violencia", y por eso hizo el mayor despliegue de antidisturbios que se ha hecho hasta ahora en Madrid.

RADICALES DE TODA ESPAÑA, PERO NO IDENTIFICA GRUPOS

   Según ha dicho, en la concentración hubo "radicales provenientes de toda España", como demuestra el hecho de que entre los detenidos haya gente de Galicia, Aragón, Madrid "y algún extranjero", y entre los convocantes había movimientos de Cataluña, País Vasco o Andalucía. ""el número de violentos y radicales era superior al de otras ocasiones", ha asegurado.

   Sin embargo, no ha identificado a grupos radicales concretos y cree que "es pronto para hablar de una estructura organizada" entre estos grupos. Cosidó ha relatado que, según las cifras que le facilitan las comisarías de toda España, ahora hay menos manifestaciones que en 2012 y 2013, los años de "sacrificios importantes", pero parece que los grupos radicales intentan ejercer "más violencia".

Más información