25 de febrero de 2020
 
Publicado 10/10/2013 20:43:21CET

Defensa prevé para principios de 2014 el rediseño del nuevo submarino S-80, que deberá ser alargado unos 7 metros

El informe técnico ha detectado una desviación de peso del 8% pero el ministerio no tiene intención de ampliar el presupuesto

MADRID, 10 Oct. (EUROPA PRESS) -

El Ministerio de Defensa prevé que el rediseño del nuevo submarino S-80 esté listo a principios del año próximo, una vez se ha confirmado que las desviaciones relacionadas con el balance de pesos están en el origen de los problemas técnicos que provocaron un retraso adicional en el programa. En concreto, la desviación de peso actual del sumergible alcanza el 8 por ciento, lo que se solucionaría alargándolo unos siete metros.

Según han informado a Europa Press fuentes del departamento que dirige Pedro Morenés, desde que Navantia anunció el nuevo retraso del S-80 el pasado mayo, ingenieros de la firma estadounidense Electric Boat han venido trabajando con los técnicos de la Armada y el informe que han realizado ha concluido que el origen del problema está en un "inadecuado control de pesos del submarino".

Este análisis, según recalca Defensa, "confirmaba el diagnóstico de la Armada" y en él se apuntaban una serie de recomendaciones para corregir el problema. Por ello, los trabajos continúan en el astillero de Cartagena con el objetivo de descartar futuras desviaciones. Además, un ingeniero de Electric Boat se instalará de forma permanente para servir de enlace entre el equipo en Estados Unidos y los trabajos en el astillero.

Las citadas fuentes han explicado que el informe identificó una serie de circunstancias que han podido influir en el inadecuado control de pesos, como pueden ser un "insuficiente sistema de medición en ingeniería" o una "aplicación inadecuada de los procedimientos de ingeniería y de los requisitos de validación", entre otras.

SOLUCIÓN: ALARGARLO SIETE METROS

La solución que propone la firma norteamericana pasa por alargar el submarino unos siete metros manteniendo los sistemas actualmente a bordo. Así pues, Defensa ha aprovechado para negar que extrayendo el sistema de propulsión AIP se pueda solucionar el problema.

Navantia calcula que el retraso que sufrirá el programa oscilará entre los 12 y los 24 meses, lo que se suma a la demora que ya acumulaba el programa y que fijaba la fecha de finalización en 2015. Así pues, el S-81 se encuentra al 71 por ciento de su producción; el S-82, al 47 por ciento; el S-83, al 29 por ciento; y el S-4, al 19 por ciento.

En todo caso, las citadas fuentes han recordado que está previsto comenzar la gran carena del submarino 'Tramontana' a finales de este año, con lo cual España se garantiza seguir disponiendo de un submarino más hasta que tenga lugar la primera entrega de la Serie 80.

SIN INTENCIÓN DE AMPLIAR EL TECHO DE GASTO

La demora para la producción de las unidades del programa S-80 tendrá un impacto en el coste del programa, si bien Defensa ha aclarado que "por el momento no hay intención de ampliar el techo de gasto", que se mantiene en 2.136 millones de euros.

Para hacer frente al coste de los trabajos de rediseño se ha ampliado el techo de prefinanciación del Ministerio de Industria, que hasta la fecha ha desembolsado 1.316 millones de euros y quedaban pendientes otros 60 millones, aunque este techo se ha ampliado en aproximadamente 800 millones de euros. El próximo año el desembolso dirigido al S-80 será de 208 millones de euros.

En todo caso, Defensa ha querido dejar claro que sigue "creyendo firmemente en el proyecto" y considera "fundamental que España sea capaz de desarrollar su propia arma submarina, tanto por su importancia estratégica desde el punto de vista de la defensa como por el impacto del proyecto en términos de I+D+i y empleo", además de ofrecer a Navantia "grandes oportunidades de exportación".

Para leer más