Desalojada una madre con cuatro niños de una vivienda de protección oficial

Actualizado 04/03/2010 13:36:16 CET
Actualizado 04/03/2010 13:36:16 CET

Desalojada una madre con cuatro niños de una vivienda de protección oficial

Bilbao

EP

BILBAO, 4 Mar. (EUROPA PRESS) -

Una madre con cuatro hijos fue desalojada este jueves del piso en el que residía, en Bilbao, al no renovarle el Gobierno vasco el contrato de alquiler del mismo --cuyo régimen es de protección oficial-- tras haberse separado de su pareja y padre de los niños.

Funcionarios judiciales acompañados de agentes de la Ertzaintza se personaron en la vivienda y procedieron al desalojo de la familia, entre sollozos de la madre y alguno de los menores, así como al cambio de la cerradura.

En declaraciones a Europa Press momentos antes de ser desalojada, María Jesús López Milara explicó que está al corriente de las mensualidades de alquiler y que "no tienen" dónde ir. "Me echan a la calle", sollozó.

Según aclaró, los problemas se iniciaron tras separarse de su pareja e iniciar los trámites para cambiar la titularidad del contrato a nombre suyo, ya que tiene la patria potestad de los menores. Al parecer, una de las normas para permanecer en la vivienda era que su ex pareja no pueda acceder a la vivienda, cuestión que recalca se ha respetado. Sin embargo, María Jesús afirma que desde el Gobierno Vasco le aseguran "que David --su ex pareja-- anda por aquí".

"Tengo un convenio regulador firmado en el juzgado de mutuo acuerdo por el que David puede dejar y recoger a sus hijos en la calle. Estos señores me echan a la calle con los cuatro niños porque dicen que hay indicios de que David anda por aquí. No es que viva en la vivienda ni que acceda a ella, sino que anda por aquí", añadió.

En febrero María Jesús recibió una citación en la que se le comunicaba que el 4 de marzo sería desahuciada. "Me quedo sin nada, con cuatro niños en la calle, es lo único con lo que me quedo", sentenció.

María Jesús incidió en que su ex pareja no tiene orden de alejamiento ni hacia los niños ni hacia ella. "Él ahora está sin trabajar y viene más a ver a los niños y los recoge para llevarlos al autobús de colegio. No he hecho nada y me quitan mi casa. No debo nada a nadie para que me echen de mi casa y me quiten el futuro de mis hijos. Los niños necesitan una casa dónde vivir", concluyó.