Espadas anuncia 3.500 viviendas en 5 años y un programa de ayudas de 38 millones para rehabilitación

Publicado 24/07/2018 14:13:52CET
AYUNTAMIENTO DE SEVILLA

Tendrá especial atención al alquiler, construirá VPO y promoverá pisos privados entre un 20 y 40% más baratos que en el mercado

SEVILLA, 24 Jul. (EUROPA PRESS) -

El alcalde de la capital andaluza, el socialista Juan Espadas, ha anunciado la aprobación este viernes en la Junta de Gobierno Local del Plan Municipal de Vivienda, Suelo y Rehabilitación de Sevilla 2018-2013, que estará dotado con 280 millones de euros de inversión público-privada para aumentar en 3.500 el parque de viviendas de la ciudad y otros 38 millones para la puesta en marcha de un programa de ayudas sociales y para la rehabilitación.

En rueda de prensa, junto al concejal delegado de Bienestar Social y Empleo, Juan Manuel Flores, y al gerente de la Empresa Municipal de Vivienda y Suelo (Emvisesa), Felipe Castro, Espadas ha definido el plan como "ambicioso, social e innovador", concebido tras un diagnóstico "serio, riguroso y participado" y donde se contemplan "todo tipo de posibilidades para que Sevilla atienda sus necesidades en materia de vivienda".

Espadas ha "sacado pecho" por la gestión realizada hasta el momento en vivienda, donde se ha pasado de mayo de 2015 con una Emvisesa "a punto de quebrar y 300 viviendas públicas sin adjudicar y desocupadas" a una empresa municipal con 600 inmuebles adjudicados en tres años, bolsas de suelo reactivadas, la puesta en marcha de la Oficina por el Derecho de la Vivienda y las iniciativas ligadas a la cesión al Consistorio de viviendas vacías, entre otras acciones.

En este marco, ha destacado el nuevo impulso que se tendrá con este plan que, una vez que sea aprobado por la Junta de Gobierno, contará con un plazo para alegar hasta el día 28 de septiembre, tras lo que se procederá a su aprobación definitiva.

El nuevo plan municipal tendrá financiación público-privada por valor de 318 millones de euros, dependiendo parte de su inversión de la firma del Plan Estatal de Vivienda 2018-2021, algo que prevé que ocurra tras el verano. Así, se prevé el desarrollo de una veintena de medidas, prestando especial atención al alquiler y al desarrollo de viviendas asequibles y sociales para todos aquellos con rentas superiores a los ingresos mínimos para acceder a las ayudas sociales pero para los que los precios del mercado son muy elevados.

MIL PISOS HASTA UN 40% MÁS BARATOS PERO SIN SER VIVIENDA SOCIAL

En este contexto, apunta a la promoción de mil nuevas viviendas mediante la activación de la vivienda protegida de la iniciativa privada. Esto se realizará permitiendo el aumento del margen de beneficio con este tipo de pisos para las empresas, ya que irá dirigida a familias con hasta 5,5 veces el Indicador Público de Renta de Efectos Múltiple (Iprem) y que estén dispuestas a alquilar durante un mínimo de diez años.

De su lado, los sevillanos tendrán precios entre un 20 y un 40 por ciento más baratos que la renta libre, donde el arrendatario tendrá la obligación de prorrogar al arrendador con el objetivo de que desaparezca "la tensión" entre ambos, según detalla Castro. Esta línea se
complementa con los programas de ayudas sociales a las familias desde el
Ayuntamiento que permitirán generar recursos para aquellos que lo requieran.

"Se aborda una fórmula novedosa que incluyen los planes de vivienda pero que no se ha desarrollado hasta ahora", explica Espadas, que señala que así se podrán desarrollar pisos con alquileres entre 450 y 600 euros, por debajo del precio de mercado pero por encima de los de las viviendas sociales. Esta acción se prevé acompañar con bonificaciones fiscales para los promotores del impuesto de construcciones, instalaciones y obras (ICIO) de alrededor del 50 por cuento.

OTRAS MIL VPO, 300 PISOS REHABILITADOS Y 21 MILLONES PARA PAJARITOS

El primer edil también plantea desarrollar más de mil viviendas de protección oficial (VPO) en los suelos "desbloqueados" por la Gerencia de Urbanismo y por Emvisesa. Una parte de esta promoción se destinará a la venta con el objetivo de financiar el resto de líneas de intervención pública como la promoción de alquiler o la compra de pisos.

Al respecto, Espadas ha dejado claro que "sólo se construirá en venta aquello que sea necesario para financiar las promociones de alquiler". De hecho, el plan plantea que el 60 por ciento de los inmuebles se destinará a alquiler y el 40 por ciento restante a la venta.

También, se plantea captar 550 inmuebles vacíos en cinco años para que sean o adquiridos por el Ayuntamiento o cedidos para su alquiler. En este sentido, se van a habilitar nuevas líneas de financiación y desde septiembre, una vez cerrado el primer programa de captación, se abrirá una convocatoria abierta permanentemente para la venta de viviendas a Emvisesa.

Igualmente, se apunta a la rehabilitación de unas 300 viviendas como otro de los ejes del plan, donde la prioridad estará en Tres Barrios-Amate y en Los Pajaritos, donde se aboga por continuar el proceso de demolición de bloques, creación de nuevos inmuebles y reordenación de la zona. De hecho, de los 38 millones destinados rehabilitación, un total de 21 millones irán destinados a Los Pajaritos.

NUEVAS FÓRMULAS PARA ATENDER A LA CRECIENTE POBLACIÓN MAYOR

El plan recoge, asimismo, el desarrollo de nuevas fórmulas de intervención novedosas, con "al menos tres proyectos" para cooperativas de viviendas protegidas sobre suelos municipales que se sacarán a licitación pública. Con ello, se pretende aumentar el parque en unas 400 viviendas.

"Se trata de promover y buscar proyectos de organizaciones y empresas ligados a la cohabitación de personas mayores y jóvenes, con espacios de uso común", explica Espadas, llamando la atención sobre el creciente número de población que supera los 65 años.

Este tipo de proyecto sigue los pasos del ya anunciado en el entorno de San Vicente, concretamente el edificio público ubicado entre los números 23 y 25 de la calle García Ramos y 24 y 26 de la calle Mendoza Ríos, que ya ha inició los trámites para su rehabilitación y donde se desarrollará un proyecto social intergeneracional de alojamientos para entre 50 y 60 jóvenes y personas mayores, con una inversión superior a dos millones.

Junto a ello, se llevará a cabo otras medidas ligadas a flexibilizar los procesos de permutas de viviendas de personas mayores con problemas de movilidad por otras con accesos más fáciles o el impulso a la accesibilidad al parque de viviendas, tanto público como privado.

Además de estas medidas, el plan 2018-2023 incorpora otra batería de iniciativas como los programas de ayudas al alquiler, la cesión de pisos a entidades sin ánimo de lucro, la Oficina Municipal por el Derecho a la Vivienda Digna, el protocolo de convivencia, las ayudas sociales a través del Programa de Prestaciones Complementarias; los procesos de participación y comunicación o una política fiscal "acorde con las líneas estratégicas del plan a través de las ordenanzas".