El Govern catalán exige el "cese inmediato" del jefe de la Guardia Civil en Cataluña

Publicado 10/10/2019 18:57:29CET
La portavoz del Govern de la Generelitat, Meritxell Budó, en rueda de prensa tras el Consell Executiu, en Barcelona (España), a 8 de octubre de 2019.
La portavoz del Govern de la Generelitat, Meritxell Budó, en rueda de prensa tras el Consell Executiu, en Barcelona (España), a 8 de octubre de 2019. - David Zorrakino - Europa Press

Cree que sus palabras socavan la relación entre cuerpos y que tendrán "efectos a largo plazo"

BARCELONA, 10 Oct. (EUROPA PRESS) -

La consellera de Presidenta de la Generalitat y portavoz del Govern, Meritxell Budó, ha remitido este jueves una carta a la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, en la que exige el "cese inmediato" del jefe de la Guardia Civil en Cataluña.

La carta, consultada por Europa Press, hace referencia a las palabras del general jefe de la VII Zona de la Guardia Civil en Cataluña, Pedro Garrido, el miércoles en la celebración de la Patrona del cuerpo en la comandancia de Sant Andreu de la Barca (Barcelona) en la que reivindicó el papel de la Benemérita durante el 1-O.

"Quiero expresaros nuestro profundo malestar y absoluto rechazo a las desafortunadas declaraciones que el jefe de la Guardia Civil en Cataluña, general de brigada Pedro Garrido, efectuó ayer en el acto con motivo de la celebración de la patrona de la Guardia Civil, al cual asistieron las principales autoridades y mandos del Departament de Interior y de la Policía de la Generalitat-Mossos d'Esquadra", comienza la carta que envía en nombre de la Generalitat.

Para El Govern, los Mossos son la policía integral de Cataluña y el cuerpo policial de referencia para la totalidad de catalanes: "Poner en duda su actuación ante sus máximos mandos no es sólo una ofensa a los cerca de 17.000 Mossos que actualmente están en activo, sino también es una ofensa para todo el pueblo catalán".

Budó asegura en su misiva que los catalanes esperan de Garrido una profesionalidad y neutralidad exenta de duda en sus competencia y respeto absoluto a sus homólogos.

"Su actuación de ayer, absolutamente fuera de lugar, tendrá efectos a largo plazo y socava la relación de colaboración entre ambos cuerpos, que debería basarse en la confianza mutua con el objetivo de garantizar la seguridad de todos los catalanes", concluye.

Considera que la intervención de Garrido incluyó declaraciones "con contenido político", las tacha de desafortunadas y defiende que no corresponde a un mando policial realizar ese tipo de comentarios y que debe respetar la presunción de inocencia de procesos judiciales aún abiertos o atribuir al cuerpo que dirige competencias que corresponden a la Generalitat de Cataluña y a la policía que depende de ella, según la consellera.

"Exigimos al Gobierno español que emprenda las acciones oportunas ante la ofensa y el agravio ocasionados, así como el cese inmediato del actual responsable de la Guardia Civil en Cataluña. Sus manifestaciones han sido toda una provocación, teniendo en cuenta el momento especialmente tenso que vive la relación entre Cataluña y España, y a las puertas de conocer una sentencia judicial que, nos tememos, no hará más que incrementar el nivel de conflicto", zanja.

Contador