Actualizado 26/03/2012 21:20 CET

BSI entrega el primer certificado de verificación de Huella de Carbono a una bodega catalana

MADRID, 26 Mar. (EUROPA PRESS) -

British Standards Institution (BSI) ha entregado este lunes el primer certificado de verificación de Huella de Carbono de una bodega catalana, según ha indicado en nota de prensa.

Coincidiendo con la inauguración de la XIX edición de la feria Alimentaria de Barcelona, BSI ha hecho entrega a Oller del Mas, productora vinícola ubicada en Manresa y perteneciente a la D.O. Pla de Bages, del certificado que verifica el impacto ambiental que la bodega genera para la elaboración de su vino Petit Bernat.

BSI, que ofrece soluciones basadas en estándares para mejorar las prácticas de gestión de la Huella de Carbono de todo tipo de organizaciones, ha logrado que la bodega obtenga la verificación de emisiones de gases contaminantes a través de la Norma PAS 2050:2011 (Norma para la Verificación de la Huella de Carbono).

A través de esta certificación, Oller del Mas --que desde el inicio de su nuevo proyecto vinícola en 2003 ha apostado por la agricultura sostenible, ecológica y respetuosa con el medio ambiente-- crea un precedente en su compromiso por reducir la Huella de Carbono y sitúa el punto de partida para una política de reducción de las emisiones de dióxido de carbono en sus fuentes materiales.

El informe analiza el nivel de impacto ambiental que la bodega genera durante la producción de una botella de vino Petit Bernat desde el punto de vista de las emisiones de Gases de Efecto Invernadero, con el fin de racionalizar los procesos de producción y neutralizar las emisiones de gases contaminantes, así como de informar al consumidor del impacto medioambiental causado por la elaboración del producto, permitiendo por tanto a los consumidores tomar su decisión de compra responsable, en base a la contaminación generada.

El análisis, que en este caso solamente ha tenido en cuenta el ciclo de vida del producto, ha abarcado todas las actividades relacionadas con la vida del producto, desde la adquisición o producción de las materias primas hasta su gestión como residuo. Para la bodega catalana, "el primer objetivo es reducir la huella de carbono y posteriormente compensarla ya que la mejor emisión es la que no se emite".