El segundo jefe de la Comandancia de la Guardia Civil de Melilla declara como imputado por la devolución de inmigrantes

Actualizado 03/07/2015 20:05:10 CET
El comandante Ortega y el coronel Villaseñor
EUROPA PRESS/PRODEIN

MELILLA, 30 Sep. (EUROPA PRESS) -

El segundo jefe de la Comandancia de la Guardia Civil de Melilla, el comandante Arturo Ortega Navas, ha declarado este martes ante el titular del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 5 por la devolución de doce inmigrantes que entraron en la ciudad española en un 'coche kamikaze'.

Ortega, que ha declarado a puerta cerrada para la prensa y que no hizo declaraciones a su salida del juzgado, pasó de ser testigo a imputado después de que el coronel jefe de la Guardia Civil de Melilla, Ambrosio Martín Villaseñor, declarara ante el juez que el día de los hechos, a mediados de febrero, él no estaba en Melilla y Ortega ocupaba por tanto la Jefatura accidental de la Comandancia.

De ese modo, se intercambiaron los papeles y el comandante Arturo Ortega pasó a estar imputado y el coronel Ambrosio Martín se convirtió en testigo.

Ambos han acudido juntos a las Torres V Centenario --lugar donde se ubican los juzgados--, donde se produjo la toma de declaración por parte del juez, y ambos han salido juntos, una vez atendieron las preguntas del titular del Juzgado de Instrucción número 5.

Un grupo de guardias civiles de la Comandancia ha estado presente en las inmediaciones de las torres para mostrar su respaldo al comandante y el coronel y negar que se haya cometido ninguna irregularidad en la devolución de los 'sin papeles' que accedieron a toda velocidad en un vehículo, saltándose los controles de la frontera y arrollando la verja y parte de la garita donde estaban los agentes que inspeccionan a las personas y vehículos que acceden a Melilla.

Los dos altos mandos del Instituto Armado están inmersos en esta causa judicial después de que el principal partido de la oposición en la Asamblea melillense, Coalición por Melilla (CPM), y la ONG Prodein presentaran una demanda contra la Delegación del Gobierno y la Comandancia de la Guardia Civil de Melilla por la supuesta devolución de doce de los 21 inmigrantes que entraron en Melilla en coches kamikazes entre los días 7 y 10 de febrero de 2013.

El delegado del Gobierno, Abdelmalik El Barkani, ya declaró el pasado 25 de febrero como imputado y defendió ante el juez que cumplió con la legalidad vigente. Este martes lo han hecho el comandante como imputado y el coronel como testigo.

CPM y Prodein, en cambio, creen que han podido cometer sendos delitos de prevaricación y contra los derechos individuales.

Para leer más