Publicado 16/09/2021 17:11CET

La competición de reciclaje entre más de 90 municipios navarros incrementa un 24% la recogida de materia orgánica

El consejero de Cohesión Territorial, Bernardo Ciriza (centro de la imagen), en la entrega de premios de la Organicopa
El consejero de Cohesión Territorial, Bernardo Ciriza (centro de la imagen), en la entrega de premios de la Organicopa - GOBIERNO DE NAVARRA

PAMPLONA, 16 Sep. (EUROPA PRESS) -

La Organicopa, la iniciativa impulsada por el Gobierno de Navarra y el Consorcio de Residuos en 92 localidades para aumentar y mejorar el reciclaje de biorresiduos, ha permitido elevar un 24% de media la materia orgánica recuperada en los municipios participantes donde se ha podido pesar la cantidad recogida. Además, respecto a los datos del año anterior, han disminuido un 15% los residuos arrojados al contenedor resto, reduciendo así el volumen que va directamente al vertedero y su consiguiente emisión de CO2.

El consejero de Cohesión Territorial y presidente del Consorcio de Residuos de Navarra, Bernardo Ciriza, ha participado en Etxarri Aranatz en la entrega de premios a las localidades ganadoras de esta competición intermunicipal, que recibirán mobiliario urbano elaborado con más de 300 toneladas de plástico y cápsulas recicladas para completar el proceso de economía circular, ha explicado el Gobierno foral.

Ciriza ha destacado el compromiso fijado por el Plan de Residuos de Navarra (PRN) de separar en 2027 el 70% de toda la materia orgánica generada. Actualmente, la media se sitúa en Navarra en un 33%, por lo que el consejero ha resaltado las iniciativas como la Organicopa encaminadas a "concienciar a la ciudadanía".

"La primera edición de la Organicopa ha finalizado como tal, pero el reto continúa y aquí lo importante sí que es participar, porque solo tenemos un campo de juego, que es nuestra tierra, y solo el esfuerzo colectivo nos permitirá lograr un futuro más eficiente y sostenible para las siguientes generaciones", ha destacado Ciriza, que ha estado acompañado en la entrega de premios por la alcaldesa de Etxarri Aranatz, Silvia Marañón; el presidente de la Mancomunidad de Sakana, David Oroz; el director general de Administración Local y Despoblación, Jesús Mª Rodríguez; el gerente de NILSA, Fernando Mendoza; y los representantes de las diferentes mancomunidades de residuos de Navarra.

LOCALIDADES GANADORAS

Esta primera edición se ha desarrollado durante dos meses con la participación de 92 localidades repartidas en 11 entidades de gestión de residuos. Se han entregado premios a las poblaciones que más y mejor materia orgánica han recuperado en cada una de las zonas participantes, atendiendo a las particularidades de los sistemas de recogida empleados en cada comarca.

En la Mancomunidad de Alto Araxes, la localidad de Arribe se ha proclamado ganadora, seguida de Atallu y Azkarate, en segunda y tercera posición respectivamente. Durante esta iniciativa, la mancomunidad ha conseguido reducir al menos un 15% los residuos arrojados en los contenedores de la fracción resto, "lo que evidencia un mayor reciclaje por parte de los vecinos y vecinas de la zona".

En Baztan se han realizado dos campeonatos paralelos, dependiendo de los modelos de separación implantados en cada localidad: uno de compostaje y otro de recogida en contenedores y compostaje. En la campaña realizada mediante contenedores ganan los pueblos más grandes, con Elizondo en primer lugar, seguido de Oronoz y Lekaroz. En la campaña únicamente de compostaje, las vencedoras han sido localidades más pequeñas, con un primer puesto para Aniz, por delante de Berroeta y Ziga, respectivamente.

En la Mancomunidad de Bidausi, Aintzioa se ha alzado como localidad ganadora gracias a la gran implicación demostrada por sus habitantes. Villanueva de Aezkoa se ha situado en segunda posición y Aria, en tercera.

En Cinco Villas, Igantzi ha resultado la localidad que más kilos de materia orgánica por habitante ha recuperado. Completan el podio Bera y Lesaka, aunque la competición ha resultado muy disputada entre los cinco municipios de la zona.

En la Mancomunidad de Irati, esta primera edición ha contado únicamente con la participación de Aoiz a través de la ruta de recogida domiciliaria de materia orgánica y grandes generadores en la localidad. En este caso, se marcó como objetivo el aumento de familias participantes en la recogida selectiva, que se ha materializado con una subida del 13% en los hogares inscritos.

En la Mancomunidad de Mairaga, Garínoain se ha llevado el primer premio, por delante de Murillo el Fruto y Santacara. La diferencia de materia orgánica recuperada ha sido muy ajustada entre estas poblaciones y la mancomunidad ha logrado, en cifras generales, aumentar más de un 13% su recogida de biorresiduos.

En la Mancomunidad de Mendialdea, que registraba la mayor participación con 20 pueblos en liza, la localidad ganadora ha resultado Errazkin, seguida de Astitz y Gorriti. En este caso, la recogida de kilos de materia orgánica por cada habitante ha sido más notoria en las pequeñas localidades respecto a las más grandes.

En el ámbito de la Mancomunidad de Montejurra, se han realizado caracterizaciones periódicas a los contenedores de la fracción resto para ver cómo evolucionaba la cantidad de residuos impropios, especialmente materia orgánica. La localidad de Ázqueta se ha alzado con el primer premio, seguida de Urbiola e Igúzquiza.

En Ribera Alta, Falces ha registrado un aumento del 20% de recogida de materia orgánica, situándose como localidad ganadora dentro de la mancomunidad, por delante de Marcilla y Azagra, respectivamente en segunda y tercera posición. La mancomunidad al completo ha registrado un aumento medio del 8% en la recogida de biorresiduos respecto al año anterior.

En Sakana, Etxarri Aranatz ha obtenido el mejor registro de toda Navarra, recuperando 34,29 kilos de materia orgánica por cada habitante. El segundo puesto ha sido para Alsasua, si bien cada una de las dos localidades que han participado en esta mancomunidad cuentan con sistemas de recogida de materia orgánica diferentes.

En la mancomunidad de Valdizarbe, Obanos ha finalizado la competición en primer lugar, obteniendo la segunda mejor marca de Navarra con 31,26 kilos de materia orgánica reciclada por persona. Berbinzana y Puente la Reina han obtenido el segundo y tercer premio, aunque destaca el aumento general de un 39% en la recogida de toda la entidad, de manera que todas las localidades consiguen superar el reto establecido de 16 kilos por cada habitante.

PREMIOS CON MATERIAL RECICLADO

Como premio, las localidades ganadoras recibirán elementos como jardineras, bancos, vallados, papeleras, contenedores, etc., que deberán destinarse a un proyecto "perdurable que proporcione beneficio social para el municipio y su población". Este mobiliario se ha generado con 300.000 kilos de plástico procesado en la planta de tratamiento del Culebrete, en Tudela, y 260.000 cápsulas de café recogidas en la Mancomunidad de Valdizarbe.

La entrega de premios ha contado con una exhibición de arrastre de piedra por parte del personal de las entidades participantes para escenificar el esfuerzo realizado por todos los implicados en la cadena de tratamiento de residuos. Además, el acto se ha amenizado con música en directo de trikitixa a cargo de una instrumentista local.

Esta primera edición de la Organicopa ha incluido una campaña de comunicación a través de redes sociales para animar a la ciudadanía a separar la materia orgánica. La iniciativa ha logrado más de 57.000 impactos a través de Facebook e Instagram, redes en las que ha sumado cerca de 9.000 interacciones.

Para leer más