El capitán de los 15 marineros británicos retenidos confesó a 'SkyNews' que eran espías

Actualizado 06/04/2007 2:05:06 CET

LONDRES, 6 Abr. (OTR/PRESS) -

Terminada la pesadilla para los quince marineros británicos retenidos por Irán, se hizo ayer pública una entrevista realizada por 'SkyNews', recogida por OTR/Press, a Chris Air, capitán de los soldados secuestrados en la que confiesa: "Hacíamos labores de espionaje". Estas declaraciones se realizaron cinco días antes de que los soldados fueran retenidos, pero la cadena internacional decidió guardarlas por seguridad de los militares británicos.

Durante la entrevista, Air explicó en qué consistía su trabajo y el de sus subordinados. "Hablamos con la tripulación de las embarcaciones, averiguamos si tienen algún problema, y les decimos que estamos ahí para protegerlos", declaró. De este modo, su principal misión era descubrir posibles casos de piratería y tráfico de armas en las costas del país y así recabar información sobre las actividades de Irán en la zona.

También el Secretario de Defensa del reino Unido, Des Browne, habló en 'SkyNews' para salir en defensa de las actividades del ejército británico. Browne añadió a las declaraciones del capitán que "el mandato de Naciones Unidas autorizaría claramente" que se "juntara la información sobre el ambiente" que se vive en Irán. En este sentido, Air apuntó que "la pesca había sido robada por soldados iraníes en varias ocasiones".

La cadena internacional guardaba estas declaraciones, que se realizaron cinco días antes de que los soldados fueran retenidos por Irán, para salvaguardar la seguridad de los militares.

REGRESO A CASA

Mientras los 15 marineros secuestrados llegaron esta tarde a Londres donde eran recibidos por familiares y amigos. El primer ministro británico, Tony Blair mostró su alegría por el regreso de los soldados e insistió en que no se sellaron acuerdos de ningún tipo para lograr la liberación. "Quiero dejar esto muy claro, no ha habido ningún tipo de negociación ni ningún acuerdo", expresó frente a su oficina. "Desde el comienzo dejamos en claro que no íbamos a hacerlo, y nos mantuvimos firmes con esa posición", añadió.

Blair explicó que se habían abierto nuevas e interesantes líneas de comunicación" en el curso de los esfuerzos para traer a casa a los 15 efectivos militares. Añadió que "es sensato que continuemos" en esa senda. Blair no ofreció más detalles. Por su parte, Irán, que acusó a los británicos de ingresar en sus aguas territoriales, no obtuvo lo que buscaba: una disculpa pública.