La Junta Islámica de España defiende la legalización del partido islamista marroquí Justicia y Espiritualidad

Actualizado 14/05/2006 13:13:50 CET

ALMODOVAR DEL RIO (CORDOBA), 14 May. (EUROPA PRESS) -

La Junta Islámica de España demandó hoy la legalización del partido islamista marroquí Justicia y Espiritualidad, aunque también pidió a su líder y fundador, Abdessalam Yasín, que se encuentra en situación de arresto domiciliario en Marruecos, "que haga un esfuerzo para entenderse con el rey marroquí, Mohamed VI".

En declaraciones a Europa Press, el presidente de la Junta Islámica, el cordobés Mansur Escudero, explicó que esta fue una de las cuestiones tratadas por la directiva de la Junta Islámica con la portavoz de Justicia y Espiritualidad, Nadia Yasín, durante el encuentro que mantuvieron esta semana en Almodóvar del Río (Córdoba), en el marco de una gira que realiza por Andalucía la hija del presidente del partido ilegal marroquí.

A juicio de Escudero, la legalización de Justicia y Espiritualidad, "movimiento que tiene una gran incidencia en Marruecos, especialmente en los ámbitos educativo, cultural y de carácter social, es totalmente necesaria, ya que, aunque cuestiona la figura del rey, alegando que no forma parte de la tradición musulmana, lo cierto es que es un movimiento pacífico y, desde el momento en que no promueva o justifique acciones violentas, cualquier opción política resulta legítima y debe ser permitida en un estado democrático".

Sin entrar a valorar si las propuestas políticas de Justicia y Espiritualidad son positivas para Marruecos, Escudero recordó que la posición de la Junta Islámica de España es la de "reclamar el pluralismo político en Marruecos, y este movimiento islamista, además de ser pacífico, defiende los valores de la democracia y los principios básicos de los Derechos Humanos".

En definitiva, "lo ideal sería la legalización de este partido y que se produjera el máximo entendimiento entre sus dirigentes y la Monarquía alauí, ya que ello facilitaría la convivencia y el desarrollo democrático de Marruecos, donde, según Justicia y Espiritualidad, no existe una verdadera democracia".

Respecto a la portavoz del ilegal partido marroquí, Nadia Yasín, Escudero la calificó como "amable, inteligente y decidida", ya que, en su encuentro con la directiva de la Junta Islámica, "no eludió pronunciarse sobre un tema tan delicado como es el modelo de Estado que propugna para su país, y habló de la República como marco en el que puede desarrollarse y florecer la institución política islámica de la 'shura' o asamblea, como plena institución democrática".

De igual modo, Escudero detalló que Yasín, que es licenciada en Ciencias Políticas por la Universidad de Fez (Marruecos) y autora del libro 'Toutes voiles dehors' (Alter Editions, 2003), "abogó por una reflexión y un debate en profundidad para abordar precisamente las cuestiones fundamentales de este modelo de Estado que, según explicó detalladamente, podría armonizar las instituciones islámicas tradicionales con la democracia tal y como se concibe en las sociedades contemporáneas avanzadas".