Actualizado 10/08/2006 20:52

Incendios.- Quintana habla de "situación preocupante" pero dice que se ganará la guerra a los "terroristas incendiarios"

Subraya que los medios "nunca son suficientes" y resalta el "trabajo titánico" de las brigadas y de los vecinos

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 10 Ago. (EUROPA PRESS) -

El vicepresidente de la Xunta, Anxo Quintana, anunció hoy que la situación que vive Galicia, tras casi siete días de lucha consecutiva contra los incendios, es "preocupante", aunque se mostró esperanzado y destacó que el Gobierno gallego "ganará la guerra a los terroristas incendiarios".

En una rueda de prensa tras visitar las dependencias del Teléfono en Defensa do Monte Galego , Quintana, quien se refirió en términos bélicos a la lucha contra el fuego, subrayó que los servicios de extinción "perderán batallas" pero anunció que "ganarán la guerra". "Tenemos medios, pero también nos tiene que acompañar la climatología y, con seguridad, ganaremos la batalla final", subrayó.

En este sentido, auguró días "complicados" y subrayó que la situación es "preocupante" porque, además, "se prolonga durante días". No obstante, destacó que ayer mismo, de 32 fuegos en Ourense se apagaron 30 y de 30 en Lugo se apagaron 29 y 50 en Pontevedra.

A pesar de ello, reconoció que la Xunta se enfrenta a gente que "sabe donde encender fuegos para causar el mayor daño posible". "No quiero hablar de redes organizadas, porque eso lo tendrá que determinar la Guardia Civil, pero los que incendian nuestros montes saben lo que hacen para provocar daño", subrayó.

"ESFUERZO TITÁNICO"

"Esto es una guerra y si no qué se lo pregunten a la gente que pasa noches enteras defendiendo sus casas porque unos terroristas encendieron fuegos cerca de sus casas", agregó. En este sentido, destacó el "trabajo titánico" que realizan los miembros de las brigadas y los vecinos que "luchan" para salvar sus propiedades.

De esta forma, reconoció que "faltan medios" porque "nunca son suficientes" ante la magnitud de la oleada de incendios. Por ello, reconoció el trabajo que realizan los miembros de los equipos contraincendios porque "llevan días sin dormir y sin ver a sus familias".

No obstante, también destacó que, junto a este trabajo, está el de los propios vecinos que ven amenazadas sus propiedades. "Sus labores son complementarias y no confrontadas", puntualizó al tiempo que resaltó la "solidaridad y el esfuerzo" de los vecinos.

En este sentido, inscribió la puesta en marcha de un teléfono en Defensa do Monte Galego, como un instrumento para "canalizar la solidaridad" de los voluntarios que quieren proteger los montes gallegos y destacó que en el día y medio que lleva en servicio ya ha recibido 1.200 llamadas. Quintana indicó que se les ofrece tres posibilidades para colaborar; vigilar los montes, realizar tareas de logística -como llevar víveres a los retenes- o trabajar en la recuperación de los montes una vez terminen los incendios.

"El 70% elige esta posibilidad", señaló aunque destacó que ya se han recibido 100 llamadas de persona profesional de los incendios; tanto bomberos como gente que trabajó en brigadas forestales. "Estos han sido ya derivados a zonas como Outes (A Coruña) o Moaña (Pontevedra) para realizar tareas de protección civil", indicó al tiempo que recalcó que la mayor parte de los voluntarios "no pueden dedicarse a extinguir fuegos" por su "peligrosidad".

RESPONSABILIDAD

El vicepresidente reconoció la responsabilidad de la Xunta en esta situación, pero dijo "no sentirse culpable" de la actual situación. "Y es que como gobierno no podemos estar para cortar cintas de inauguraciones, sino para estar al frente del país en días como estos y lo estamos haciendo", dijo al destacar el papel de Emilio Pérez Touriño que "no baja la cabeza" y "no se va de caza" ante una catástrofe, dijo en alusión a Manuel Fraga cuando ocurrió la tragedia del 'Prestige'.

Por ello, indicó que el Gobierno "sabe donde dirigir los efectivos" y está al "frente de la situación" para "atacar" al fuego. "Y esto no impide que la situación siga siendo difícil", reconoció.

Quintana también se refirió a las causas que han provocado los incendios y destacó el abandono del medio rural, y la "nefasta política" que la Xunta practicó en los últimos 20 años al subvencionar una masa forestal "rápida", como los eucaliptos, y el abandono de explotaciones agrarias. Además, destacó que existen 30.000 núcleos de población "asentados en un polvorín".

"Este es el primer año que se gasta tanto en prevención y no se subvenciona el abandono del rural ya que se han producido 1.200 incorporaciones. Pero el cambio de las medidas no se puede conseguir en un año y lo que está pasando ahora es herencia del Gobierno anterior", concluyó.