Territorio descubre una nueva especie cavernícola desconocida hasta ahora

Actualizado 05/10/2006 21:38:00 CET

CASTELLON, 5 Oct. (EUROPA PRESS) -

La Comunitat Valenciana cuenta con una nueva especie perteneciente a un nuevo género, única y endémica que ha sido hallada en seis cavidades que van desde el sur de Tarragona y se extienden por las sierras costeras castellonenses de los términos de Sant Mateu, Coves de Vinromà y Cabanes hasta alcanzar la Serra d'en Galcerán, según informaron fuentes de la Generalitat.

Esta nueva forma de vida hasta ahora desconocida es el invertebrado hexápodo (de seis patas) cavernícola de mayor tamaño que habita el territorio peninsular. Sus dos centímetros y medio lo convierten en uno de los mayores depredadores de la fauna de las cavidades valencianas.

El hallazgo se produjo durante las exploraciones de diversas cavidades castellonenses llevadas a cabo por el personal del Museu Valencià d'Història Natural junto a miembros de la Universidad Alcalá de Henares, en el marco de los proyectos de investigación promovidos por la Conselleria de Territorio y Vivienda.

Su titular, Esteban González Pons, calificó este descubrimiento de "extraordinario, ya que se trata de una nuevo género para la Ciencia desconocido hasta ahora".

Su aspecto grácil --posee un cuerpo y apéndices excepcionalmente alargados para el grupo zoológico al que pertenece-- así como sus "extraordinarias" pinzas le confieren una morfología "excepcional". Dentro de su grupo zoológico, este nuevo taxón representa el caso más evidente de adaptación al medio subterráneo que se conoce en todo el mundo, según dichas fuentes.

González Pons aseguró que "en unos pocos meses, ésta nueva forma de vida será presentada a la comunidad científica en una revista especializada y, hasta entonces, su nombre, por exigencias del Código Internacional de Nomenclatura Zoológica, no puede salir publicado en ninguna revista o medio de comunicación". Tan solo "podemos adelantar la referencia del citado nombre a un conocido personaje mitológico relacionado con el mundo subterráneo".

El conseller de Territorio manifestó que no es la primera vez que las cavidades castellonenses dan estas "espectaculares sorpresas" zoológicas. "De hecho, las sierras costeras de esta provincia albergan una fauna subterránea excepcional constituida, como este nuevo organismo, por un elenco de endemismos arcaicos considerados como verdaderos fósiles vivientes que sobreviven y pueblan buena parte de nuestras cavidades", dijo.

CUEVAS PROTEGIDAS

Este tipo de "joyas" biológicas y geográficas de las cuevas de la Comunitat Valenciana fueron, precisamente, lo que llevó a la Conselleria de Territorio a proteger estas cavidades subterráneas mediante la elaboración de un Catálogo de Cuevas y la aprobación de un decreto para su protección y, con ellas más de un millón de metros cuadrados, señalaron.

Según recordó el conseller de Territorio y Vivienda, el Decreto que aprobó el Consell establece dos regímenes de protección diferenciados para las cavidades del territorio de la Comunitat. Determina, por un lado, una protección en régimen general, aplicable a todas las cuevas subterráneas descubiertas o por descubrir, donde se incluyen las 10.000, y, por otro, un régimen especial que afecta a las cuevas consideradas más valiosas o significativas, incluidas en razón de unos determinados criterios de selección en el Catálogo, el cual se aprueba mediante dicho Decreto.

Atendiendo a estos criterios, se han catalogado 133 cavidades de especial interés, que son aquéllas en las que se ha puesto de manifiesto la presencia de valores ambientales especialmente significativos de la Comunitat Valenciana o especialmente vulnerables.

Según González Pons, "estas cuevas rebasan el interés local y alcanzan relevancia de rango internacional, por ese motivo se requiere una especial atención y acciones concretas, ya sea mejorar o facilitar su protección práctica, realizar labores de control y seguimiento, o bien, algún tipo de actuaciones cuya adopción se considere necesaria y urgente".

En este caso, se encuentran, entre otras, las cavidades que albergan las principales colonias de quirópteros (propuesta de LICs aprobada por el Gobierno valenciano para su inclusión en la red Natura 2000) u otros elementos especialmente singulares, de tipo geológico, paleontológico o bioespeleológicos.

Las cuevas ofrecen valores ambientales de especial interés, ya que constituyen ecosistemas frágiles que se caracterizan por la especialización de organismos vivos y por una "sorprendente" biodiversidad adaptada a unas condiciones de total oscuridad y de elevado grado de humedad que son propias de este medio, añadieron.