Actualizado 15/12/2006 16:23 CET

Crónica UE.- La UE aprueba crear de un sistema de alerta rápida sobre seguridad de suministro energético

Los jefes de Estado y de Gobierno piden que se apruebe en 2007 el Instituto Europeo de Tecnología

BRUSELAS, 15 Dic. (EUROPA PRESS) -

Los jefes de Estado y de Gobierno de los Veinticinco aprobaron hoy crear "un instrumento de alerta rápida" para garantizar la seguridad de suministro de energía. También respaldaron la puesta en marcha a comienzos de 2007 de una "red de corresponsales energéticos" cuyo cometido consistiría en "recopilar y elaborar información geopolítica y relativa a la energía". Los Estados miembros se han comprometido a nombrar a sus respectivos corresponsales antes del 31 de enero.

El objetivo de estas medidas es evitar apagones como el que el pasado 4 de noviembre afectó a 15 millones de personas en Europa, y prevenir crisis como la causada a principios de año por el enfrentamiento entre Rusia y Ucrania por los precios del gas, que dejó sin suministro a varios Estados miembros.

Por todo ello, el Consejo Europeo reiteró en sus conclusiones la necesidad de poner en marcha una política común en materia de energía, uno de cuyos principales objetivos debe consistir en "el desarrollo de la cooperación para hacer frente a situaciones de emergencia, en particular en el caso de la interrupción de abastecimiento".

Los líderes europeos también defendieron completar "un mercado interior de la energía interconectado, transparente y no discriminatorio, con normas armonizadas". Otra de las prioridades en materia energética para los Veinticinco es la mejora de la cooperación con los grandes países productores, de tránsito y consumidores, y la extensión de los principios del mercado interior europeo a los países vecinos, en una alusión a Rusia a la que esta vez no se menciona explícitamente.

La UE recomienda a los Estados miembros que desarrollen fuentes de energía nacionales para reducir la dependencia, entre ellas las renovables, así como nuevas tecnologías de la energía. Las conclusiones respaldan explícitamente el plan de eficiencia presentado por la Comisión para ahorrar un 20% de energía de aquí a 2020, y no incluyen ninguna referencia a la energía nuclear.

Los jefes de Estado y de Gobierno se comprometieron además a adoptar en marzo de 2007 un plan de acción con prioridades de política energética para Europa a partir de los planes que presente el Ejecutivo comunitario en enero, y a tratar estas cuestiones de manera periódica, relacionándola con los problemas del cambio climático.

"El desafío del cambio climático adquiere cada vez mayor importancia a medida que se van viendo más claramente sus consecuencias a largo plazo, y que la nueva información obtenida a través de estudios recientes pone de manifiesto que los costes de la inacción para la economía mundial superarán ampliamente a los de la acción", señalan las conclusiones de la cumbre, respaldando así el 'informe Stern' del Gobierno británico. "El cambio climático constituye un problema mundial que requiere soluciones mundiales", insisten.

El Consejo Europeo celebra el resultado de la reciente conferencia de Naciones Unidas sobre el clima celebrada en Nairobi porque incluye "importantes pasos" para alcanzar un acuerdo sobre reducción de emisiones en el periodo posterior a 2012 cuando venza el protocolo de Kioto. En este sentido, se compromete a examinar en primavera de 2007 la posibilidad de un acuerdo que sea coherente con el objetivo de la UE de un incremento máximo de la temperatura mundial que no rebase los dos grados respecto a los niveles preindustriales.

Finalmente, los líderes europeos confirman el "papel crucial" del régimen de comercio de derechos de emisión y acogen "con interés" la próxima revisión de la directiva que lo regula, que comenzará a aplicarse a partir de 2013.

Por su parte, el presidente francés, Jacques Chirac, anunció la celebración de una Conferencia Internacional sobre Energía los próximos 2 y 3 de febrero en París para abordar aspectos medioambientales y garantías del suministro energético a la que han sido invitados los Estados miembros de la UE y otros sesenta países. Los tres objetivos que se ha marcado la conferencia serán definir la situación actual, elaborar programas comunes de acción prioritaria y crear un grupo de presión para dotar de mayor poder al Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente.

INSTITUTO EUROPEO DE TECNOLOGÍA Y PATENTES

En materia de innovación, los jefes de Estado y de Gobierno exigieron que la propuesta para crear un Instituto Europeo de Tecnología se adopte a lo largo de 2007, tal y como propuso la canciller alemana y próxima presidenta de la UE, Ángela Merkel. También reclamaron a la Comisión que presente el año que viene una estrategia global sobre derechos de propiedad intelectual e industrial y una comunicación sobre patentes, y que lance "iniciativas tecnológicas conjuntas impulsadas por la industria que estén abiertas también a la pequeña y mediana empresa".

Los líderes europeos ven importante mejorar los métodos de trabajo y los recursos generales de los organismos europeos de normalización porque "las normas deben desarrollarse lo bastante rápido como para responder a las necesidades de unos mercados en rápida transformación y garantizar a la vez la compatibilidad".

Insisten en la importancia de las tecnologías de la información y la comunicación para la innovación y la competitividad, y señalan como prioridades el desarrollo de modelos de atribución de frecuencias ágiles, la promoción rápida de los servicios móviles avanzados y un planteamiento coordinado para el uso de la capacidad del espectro que estará disponible tras el apagón analógico. Asimismo, anuncian que en la primavera de 2008 pasarán revista a los desafíos de la nueva generación de Internet y de las redes de comunicaciones.

Finalmente, en materia de empleo los jefes de Estado y de Gobierno dicen que hay que impulsar la flexibilidad combinada con la seguridad, reducir la fragmentación y mejorar el funcionamiento del mercado laboral, y destacan la importancia de incrementar la productividad laboral en Europa, potenciando, entre otras cosas, la innovación y la calidad de la vida laboral.