Actualizado 12/01/2007 22:41 CET

Balonmano/Amistoso.- La selección española solventa con oficio su compromiso ante Polonia en su preparación mundialista

LEÓN, 12 Ene. (EUROPA PRESS) -

La selección española de balonmano, vigente campeona del mundo, solventó con oficio ante el combinado de Polonia (27-25) su primer compromiso del Torneo Internacional-V Memorial Domingo Bárcenas, que está disputando en León como preparación de cara al Mundial de Alemania.

Los hombres de Juan Carlos Pastor, que utilizó el encuentro para experimentar variantes de cara a los futuros compromisos mundialistas, cumplieron su condición de favoritos ante los polacos y se enfrentarán mañana a la selección de Brasil, que hoy perdió ante Rusia (34-32) en el choque que abrió la competición.

Una de las buenas noticias de cara al Campeonato del Mundo, que se disputará del 19 de enero al 4 de febrero en Alemania, y en el que España defenderá el título conquistado en 2005 en Túnez, fue la recuperación de Rubén Garabaya, que hoy tuvo unos minutos para que el seleccionador decida si está recuperado para acudir al Mundial.

La otra cara de la moneda fue la lesión de Puig, a la espera de confirmarse su alcance, y por la que tuvo que retirarse en la primera mitad, así como los apuros sufridos en la segunda media hora, donde su rival se encontró más cómodo y encontró la manera de acercarse a la selección nacional.

Polonia, que no gana a los españoles desde 1989, inició avispada el encuentro y se colocó con mínimas ventajas iniciales (0-1, 1-2 y 3-4) que la campeona del mundo solventó sin demasiados problemas con un acertado Iker Romero, autor de cinco de los seis primeros goles, para situarse por delante (5-4) y no ceder ya la delantera a su rival.

El partido comenzó a tomar las formas del triunfo ante Noruega (39-25) en el primer amistoso de preparación disputado el jueves de la semana pasada y otros jugadores se sumaron a Romero en la responsabilidad de los goles, entre los que destacó un incisivo Alberto Entrerríos, que anotó, además, su gol 400 (23-20) en sus 134 partidos con la selección.

A partir de ahí, los polacos se rebelaron ante las ventajas que adquirían los españoles, aunque sólo existió un momento en el que éstos presionaron la ventaja española (25-23), pero un infranqueable David Barrufet solventó la situación para que luego Juanín García impusiera una más cómoda ventaja de tres goles (26-23), con la que el combinado nacional supo jugar el 27-25 final.

La selección nacional se enfrentará mañana a Brasil, que tampoco parece un obstáculo de renombre y el domingo se citará con Rusia, un equipo inmerso en un periodo de renovación y ante el cual, no obstante, el equipo dirigido por Pastor podrá medir mejor su potencial.

Copa Davis