Africa.- La mitad de los 1,4 millones de niños desplazados en la región de los Grandes Lagos ha sufrido abusos sexuales

Actualizado 27/02/2007 20:26:01 CET

KAMPALA, 27 Feb. (EUROPA PRESS) -

Al menos la mitad de los 1,4 millones de niños desplazados por la violencia y los conflictos en la región africana de los Grandes Lagos han sido víctimas de algún tipo de abuso sexual en los campo de refugiados donde se les acoge, según un informe de la ONG World Vision que recuerda que los niños son especialmente vulnerables a este tipo de abusos en los campos para desplazados a causa de la pobreza.

En estos focos de pobreza, los favores sexuales se intercambian con frecuencia por alimentos o cuidado médico, establece el documento. Las cifras estimadas por la ONG en la región significan que al menos 700.000 niños han estado expuestos a abusos sexuales, que incluyen "violación, intento de violación y amenazas de violación".

"Los niños son animados a mantener relaciones sexuales a cambio de dinero para acudir a un hospital, comprar comida, o para sus familias", constata el informe, titulado 'El futuro en nuestras manos: niños deslazados por conflictos en la región africana de los Grandes Lagos'.

Para su elaboración, la ONG ha recopilado datos y entrevistó a niños de entre 10 y 18 años de campos de refugiados y desplazados internos en República Democrática del Congo (RDC), Burundi, Tanzania, el norte de Uganda y Ruanda.

La mayor vulnerabilidad es la de las niñas, altamente expuestas a los abusos sexuales y la explotación, que tienen sus orígenes en las relaciones socioculturales entre hombres y mujeres. Prácticas como los matrimonios forzosos son comunes en estas sociedades y los propios padres animan a sus hijas a casarse a cambio de la dote que reciben.

En algunas comunidades, relata el estudio, existen creencias irracionales como que practicar sexo con una virgen cura el sida, y que son también parcialmente culpables de las violaciones sexuales a niños, recoge la agencia de noticias de la ONU, Irin.

La coordinadora regional de World Vision, Valarie Kamatsiko, declaró al presentar el documento que la situación continuará deteriorándose si las autoridades no actúan para detener las violaciones. "El abuso sexual ha prevalecido entre los niños desplazados en los campos que se estudiaron. La situación de los niños en estos campos es precaria", advirtió en Kampala, capital de Uganda donde fue presentado el informe.

Los culpables de los abusos varían en un amplio espectro: desde las fuerzas de seguridad, pasando por otros refugiados, profesores, médicos y trabajadores humanitarios. "Los datos indican que son personas conocidas por los niños, personas con las que tienen una cercana interacción en las actividades diarias y confianza, quienes abusan sexualmente de ellos", relata el documento.

Por ellos se pidió a los Gobiernos de la región que actúen con urgencia introduciendo políticas para proteger y ayudar a los desplazados, asegurar que los niños tienen accesos a la educación y sanidad básica, y ayuden a reunificar a los niños separados de sus familias.