Rajoy confirma que no piensa hacer cambios en el PP y defiende la disciplina de voto en asuntos como matrimonio gay

Actualizado 28/02/2007 19:22:58 CET

MADRID, 28 Feb. (EUROPA PRESS) -

El presidente del PP, Mariano Rajoy, confirmó hoy que no piensa hacer cambios en la dirección del partido o de los grupos parlamentarios, dado que estima que tiene posibilidades de ganar las elecciones y que es momento de "ampliar" equipos y no de impulsar sustituciones. Según informaron a Europa Press fuentes 'populares', Rajoy aprovechó su intervención en la reunión con su grupo en el Congreso, que se celebró a 'puerta cerrada', para defender la disciplina de voto en asuntos como el 'matrimonio gay'.

Así, el líder de la oposición quiso aprovechar esta oportunidad para aclarar a los suyos que está contento con el trabajo realizado en la Cámara Baja, para animarles a hacer compatible oposición y presentación de alternativa ante la cercanía de las elecciones y para actuar con "sentido común".

En este contexto, respaldó también la labor desempeñada por la dirección del Grupo Popular, cuyo máximo responsable es Eduardo Zaplana, y señaló que cuando "la gente quiere seguir en política lo razonable es que siga", agregando que no tenía intención de sustituir a nadie.

Dicho esto, Rajoy hizo hincapié en que es momento de "redoblar esfuerzos" para seguir haciendo oposición a fin de que la opinión pública pueda ser conocedora, día a día, de la actuación del Ejecutivo socialista: Bajo su punto de vista, sin en el trabajo desempeñado desde la 'bancada popular' ya se hubiera excarcelado al etarra Ignacio De Juana Chaos; se hubiera sacado adelante la 'Ley del vino' o se hubiera aprobado un Estatuto andaluz "inconstitucional", entre otras cosas.

ZAPLANA: "PLANTAR CARA" Y UNA INICIATIVA SEMANAL

En esta misma línea se pronunció el portavoz del PP en el Congreso, Eduardo Zaplana, quien subrayó ante sus compañeros que la estrategia seguida por el grupo ha logrado 'dar la vuelta' a temas complejos como la comisión de investigación del 11-M, "creada para investigar al Gobierno anterior" y que terminó "cerrada con prisas" por los socialistas y sus socios por entender, según Zaplana, que les perjudicaba.

Y el hecho de "plantar cara" en esta Cámara al Ejecutivo, prosiguió, es lo que a su entender explica que se hayan terminado polémicas como la que rodeó al 'Yak-42' y que el Parlamento se haya convertido en un lugar "incómodo" para los miembros del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero.

No obstante, insistió en que a estas alturas de legislatura se hace necesaria la combinación de oposición y alternativa, por lo que adelantó que cada semana se registrará y defenderá una iniciativa parlamentaria, además de controlar al Ejecutivo.

RAJOY: "NO TENGO INFORMACIÓN DE GOBIERNO SOBRE ETA"

Pero la reunión que se celebró esta mañana sirvió para que Rajoy hablara con sus diputados de otras cuestiones distintas a la estrategia interna: Como después informaría en rueda de prensa, valoró la situación de las tropas españolas en Afganistán o la posible entrada de una empresa pública italiana en el accionariado de Endesa.

Asimismo, Rajoy aseguró que no recibe "ninguna noticia, novedad o información" sobre ETA desde el Gobierno de Zapatero y recalcó que su posición pasa por exigir a la banda terrorista que abandone definitivamente las armas, sin precios políticos.

También valoró positivamente el hecho de que se haya obligado al terrorista Ignacio de Juana Chaos a alimentarse en el madrileño 'Hospital 12 de Octubre' y afirmó que dará su "apoyo pleno" al Gobierno socialista para que haga cumplir la sentencia del Tribunal Supremo, con el objetivo de que no se "chantajee" al Estado de Derecho.

MEJOR UNA GRIPE QUE ROMPER LA DISCIPLINA.

Además de Rajoy y Zaplana, pidieron la palabra en esta reunión diputados como Juan Carlos Guerra Zunzunegui o Celinda Sánchez García, que criticaron que otros compañeros de grupo se hayan saltado la disciplina de voto del grupo en cuestiones como el 'matrimonio gay'.

Se da la circunstancia de que, en el día de ayer, se debatió en el Pleno una iniciativa popular del 'Foro de la Familia' contra la Ley que permite el matrimonio entre personas del mismo sexo, iniciativa que fue apoyada por todos los miembros del PP presentes en la Cámara, con la anunciada excepción de dos de sus diputadas: Celia Villalobos y María Pía Sánchez.

Según el testimomio de los presentes en esta reunión, Guerra Zunzunegui propuso, no sin cierta sorna, sacarle partido a la excusa de "estar en casa con gripe" el día que se sometan a votación cuestiones polémicas en vez de cambiar el sentido del voto propuesto desde la dirección del grupo. "Eso tiene todo el sentido común", le replicó Rajoy.

Por su lado, Celinda Sánchez sacó a colación que ella era conocida defensora del reconocimiento de derechos plenos para las parejas de hecho y que, sin embargo, acataba siempre la disciplina de voto que le marcaban desde el PP, invitando a sus compañeros de escaño a hacer lo propio. Villalobos no estaba presente en esta reunión y María Pía Sánchez, que si lo estaba, optó por guardar silencio.