Crónica Salud.- Más de dos millones de personas en España tienen insuficiencia renal y lo desconocen

Actualizado 02/03/2007 19:13:32 CET

- Un estudio estima que un 11% de la población padece enfermedad renal crónica

MADRID, 2 Mar. (OTR/PRESS) -

La Enfermedad Renal Crónica (ERC), representa uno de los principales problemas de salud pública del S.XXI, sólo durante el año 2005, 40.000 personas se encontraban en tratamiento renal sustitutivo, con diálisis o transplante renal. Aunque la cifra ya es bastante abultada, se estima que crecerá al menos en un 50% en los próximos años. Además, entre la población española actual, existen 4.425.000 adultos con enfermedad renal crónica y cerca de dos millones con insuficiencia renal.

Traduciendo estas cifras, se estima que un 11% de la población española padece ERC, una cifra muy alta que se podría recortar mediante la prevención. La prevención es fundamental a la hora de modificar la progresión de la enfermedad renal, para ello es necesaria una intensa colaboración entre los Centros de Atención Primaria y los Servicios de Nefrología, con una remisión temprana al especialista en Nefrología, en caso de que hiciera falta.

Otra manera de pevención es informar a la población general de los factores de riesgo y las consecuencias de la enfermedad. También son determinantes factores como el riesgo cardiovascular de un paciente, el tratamiento precoz de la anemia o de la enfermedad ósea renal y el mantenimiento de un adecuado estado nutricional. Si la enfermedad es detectada de una manera temprana el período de adaptación es más llevadero. Para ello, es también fundamental el apoyo de psicólogos, trabajadores sociales y dietistas que permitan al paciente adaptarse a los cambios que se producen en aspectos sociales, laborales o psicológicos en su vida, complementando así los sanitarios.

Hoy en día, casi el 50% de los pacientes entran de urgencia en diálisis, de este modo ya es demasiado tarde para elegir el tratamiento renal que mejor se adpate a sus intereses y la adecuada información y preparación para un tratamiento tan agresivo. También se desaprovecha la oportunidad de acceder a un transplante antes de la entrada en diálisis.

DÍA MUNDIAL DEL RIÑÓN

Por todas estas razones, la National Kidney Foundation (NKF) y la International Society of Nephrology (ISN) han desarrollado una acción internacional , que se desarrollará todos los años el segundo jueves de marzo, este año el día 8, para transimitir a la población general y autoridades la importancia de esta enfermedad, tanto por su prevalencia como por su importante morbimortalidad cardiovascular, con los costes sociales y económicos que esto implica. En España, organizan esta iniciativa,la Sociedad Española de Nefrología (SEN), la Organización Nacional de Transplantes (ONT) y otras asociaciones que luchan contra esta enfermedad.

Según Alejandro Toledo, presidente de ALCER (Federación Nacional de Asociaciones para la Lucha Contra las Enfermedades del Riñón), "el papel de nuestra asoicación en el Día Mundial del Riñón es mostrar cuál es la realidad de la enfermedad enal mediante las experiencias d elos propios afectados y contraponerlo a cómo podrían ser con una adecuada prevención, lo cual contribuiría a una detención precoz ya una mejora de la calidad de vida dle paciente renal".

TRANSPLANTE RENAL

Según calculos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), cada año mueren más de 1 millón de personas como consecuencia de la ERC, y se estima que el número de pacientes en diálisis es hoy en día alrededor de 1.600.000, con un crecimiento del 7% anual. "No más de 50.000 de estos enfermos en todo el mundo, reciben un transplante cada año, una proporción muy pequeña que hace que para muchos la única posibilidad sea ladiálisis, limitada en muchos oaíses por su elevado coste", según señaló la ONT.

Los datos para el futuro tampoco son muy esperanzadores. Se prevé que aumentará considerablemente el número de enfermedades renales, debido fundamentalmente al envejecimiento de la población. Este aumento puede traer consigo un colapso en las unidades de diálisis, que ya empiezan a estar masificadas, también, por ello, se aumentarán las listas de espera para los transplantes y, debido al envejecimiento de la población, una menor calidad en los órganos donados.