EEUU.- El Ejército de EEUU justifica el borrado de una cinta de vídeo que mostraba su asalto contra civiles afganos

Actualizado 10/03/2007 13:29:40 CET

ISLAMABAD, 10 Mar. (EP/AP) -

Los militares estadounidenses afirmaron que un soldado estuvo justificado para borrar las imágenes grabadas por los periodistas de la agencia de noticias Associated Press tras un atentado suicida y un tiroteo ocurridos la semana pasada en Afganistán que se cobraron la vida de ocho civiles afganos.

Las fuentes castrenses señalaron que la publicación de esas imágenes habría comprometido una investigación militar y habría llevado a conclusiones falsas por parte del público.

Los comentarios fueron emitidos el viernes, en respuesta a una protesta presentada por AP. El 4 de marzo, un soldado estadounidense obligó a que dos periodistas, que colaboran de manera externa con la agencia informativa, borraran las fotografías y el video tomados en el lugar del atentado y el tiroteo, en Barikaw, en el este de Afganistán.

Al menos ocho afganos murieron y 34 resultaron heridos en esos hechos violentos.

"La integridad de las investigaciones es una circunstancia en la que autoridades civiles y militares pueden ejercer, aún con renuencia, el derecho de controlar lo que un periodista puede documentar", dijo el coronel Victor Petrenko, jefe del Estado Mayor del comandante estadounidense en el este de Afganistán, en una carta enviada el viernes.

Petrenko añadió que las fotografías o video tomadas por "gente sin entrenamiento" podrían "capturar detalles visuales que no son como los hechos originales".

La AP refutó las aseveraciones. "Esta no es una es una justificación razonable para borrar imágenes de nuestras cámaras", dijo la editora ejecutiva de AP, Kathleen Carroll, en Nueva York. "Los periodistas de la AP en Afganistán son profesionales entrenados y acreditados, que trabajan a una distancia apropiada del lugar de un ataque con bomba. En las sociedades democráticas, los periodistas legítimos tienen permiso de trabajar sin que su equipo sea decomisado o sus imágenes borradas", señaló.

Testigos afganos y víctimas del tiroteo dijeron que las fuerzas estadounidenses dispararon contra civiles en automóviles y a pie, a lo largo de una franja de más de nueve kilómetros de la carretera que sale de Barikaw, tras el atentado suicida contra el convoy de los infantes de marina.

Los militares estadounidenses dijeron que los insurgentes dispararon también contra las fuerzas estadounidenses durante el ataque. Un infante de marina resultó herido.

Un soldado estadounidense borró las imágenes de los periodistas de la AP, que mostraban un vehículo civil en el que tres afganos fueron muertos a tiros, a unos 100 metros del lugar donde ocurrió el atentado suicida. Otros periodistas afganos dijeron que los militares borraron sus imágenes.