Guantánamo.- Permiten a algunos de los presos de Guantánamo tener plantas

Actualizado 11/03/2007 0:17:11 CET

SAN JUAN, 10 Mar. (EP/AP) -

Algunos de los presos del Campamento 4 de la base militar estadounidense de Guantánamo, el que acoge a los presos "más obedientes" han conseguido permiso para tener plantas, informó hoy un portavoz militar, Robert Durand. Se trata de la primera vez que se les permite esta práctica.

Los presos comenzaron a plantar tomates en macetas hace varias semanas, según Durand. El Ejército proveyó a los presos con permiso herramientas de plástico, botes para riego y semillas respondiendo a una petición de los abogados de los detenidos, explicó por correo electrónico el portavoz militar.

La jardinería "proporciona estímulo intelectual" a los prisioneros, igual que la biblioteca de los prisioneros en árabe y pashto, explicó.

Unos 35 presos están internos en el Campamento 4, donde se les permite congregarse unos con otros, pasar entre 12 y 14 horas diarias al aire libre, comer juntos y dormir en barracones. Sólo se permite vivir en el Campamento 4 a aquellos que han "demostrado durante mucho tiempo conformidad con las normas del campamento".

Los abogados valoraron positivamente la medida. "Son buenas noticias y un pequeño pero importante paso hacia la sensatez", afirmó el abogado de los miembros de la etnia uighur, de China occidental, que están internos en Guantánamo, Sabin Willett.

Willett recordó que la jardinería se permite tradicionalmente en los campamentos de prisioneros de guerra y que incluso la normativa del Ejército estadounidense exige que "los hombres presos durante periodos de tiempo prolongados deben tener algo útil y creativo que hacer".

Un abogado de la organización británica de defensa de los Derechos Humanos Reprieve (Amnistía), Clive Stafford Smith, afirmó que solicitó el año pasado al Ejército norteamericano que se permitiera a los presos practicar la jardinería y que había comenzado a recolectar semillas donadas. El abogado conoció la noticia la semana pasada, durante una de sus visitas a Guantánamo. "Es un pequeño paso adelante", opinó.