25 de febrero de 2020
 
Actualizado 26/04/2007 16:14:27 CET

EEUU.- Una ONG denuncia que EEUU se niega a dar asilo a los antiguos niños soldados por considerarlos "terroristas"

NUEVA YORK, 26 Abr. (EUROPA PRESS) -

La organización estadounidense Human Rights First (HRF) ha denunciado que el Gobierno de Estados Unidos se niega a conceder asilo a los niños soldados desmovilizados por considerar que los menores habían dado "apoyo material" al terrorismo durante el tiempo en que permanecieron en filas, lo cual, a juicio de HRF, supone tratar a los niños como "victimarios" en lugar de como "víctimas".

"En la actualidad estamos experimentando una crisis en el sistema de asilo y refugio de Estados Unidos, ya que los refugiados que son víctimas de serios abusos a los Derechos Humanos están siendo excluidos de la protección en cumplimiento de unas provisiones sobre inmigración cuyo objetivo realmente es excluir a los que cometen los abusos", afirmó el pasado martes un alto consejero del programa de protección a los refugiados de HRF, Anwen Hughes, ante una reunión de la Comisión de Justicia del Senado dedicada a los niños soldados.

"Estas provisiones ya resultan suficientemente absurdas cuando se aplican a adultos que tomaron las armas por propia voluntad o que dieron algún tipo de apoyo a grupos que cuentan con brazos armados", prosiguió.

"Pero lo realmente absurdo", prosiguió, es que las principales agencias federales y los Departamentos de Seguridad Interior, Justicia y Estado "se niegan a admitir ninguna excepción en lo que respecta a estas restricciones", añadió. Con esos argumentos, denunció, cualquier tipo de ayuda, "incluso cuidados médicos de emergencia", constituyen, según el Gobierno, "ayuda material al terrorismo", por lo que se debe rechazar el asilo a quienes la hayan suministrado.

En el caso de los niños soldados, ello implica que "ni su juventud, ni el hecho de que hubieran sido reclutados involuntariamente ni el hecho de que hubiesen actuado bajo unas circunstancias que cualquier persona razonable consideraría una coacción" les sirve para que se haga con ellos una excepción en la aplicación de estas restricciones.

Hughes recordó ante la Comisión que los niños desmovilizados que intentan regresar a casa "frecuentemente se enfrentan a la hostilidad de sus comunidades de origen, que les acusan de los peores actos cometidos por los grupos a los que pertenecieron y no son capaces de tratarlos como los niños que son o que fueron". "Esta es una reacción comprensible en las aldeas traumatizadas por la guerra, pero no puede constituir la política de refugio del Gobierno estadounidense", añadió.

"Pese a que la mayoría de las personas responsables consideraría que el suministro de alimentos, abrigo, asesoramiento y educación a los niños soldados desmovilizados no supone un 'apoyo material al terrorismo', el Departamento de Seguridad Interior está intentando en estos días expulsar a dos solicitantes de asilo cuyo 'apoyo material al terrorismo' consistió en suministrar cuidados médicos, bajo coacción, a los heridos de las organizaciones terroristas que les habían secuestrado".