La calidad laboral mejora la productividad y explica hasta el 12% de las diferencias entre autonomías, según Manpower

Actualizado 08/05/2007 15:26:17 CET

BARCELONA, 8 May. (EUROPA PRESS) -

La calidad laboral influye positivamente en el rendimiento de los empleados y explica hasta el 12% de las diferencias de productividad entre regiones y sectores en España, según el estudio 'Manpower Professional. Calidad laboral y productividad', que presentó hoy el catedrático de la Universidad de Barcelona Jordi Suriñach.

Así, factores como la organización del trabajo y la conciliación de la vida laboral y familiar o la flexibilidad y garantías en el empleo son las dimensiones que más inciden en el aumento de la productividad, defendió Surinach, y son en las que España está más retrasada respecto a la Unión Europea.

El estudio recoge datos de 2002, 2003 y 2004, además de los datos de productividad de 2005, en los que España contaba con una productividad un 25% inferior a la de Estados Unidos y un 17% inferior a la de la Unión Europea de los 15.

Para mejorar estos datos, Surinach señaló la importancia de aspectos que influyen en la mejora de la calidad del empleo y de la productividad, como pueden ser condiciones laborales que permiten horarios flexibles, dotaciones por maternidad, servicio de guardería, pago de las comidas o cobertura de sistemas de protección social, entre otros.

EVOLUCIÓN POSITIVA DE CATALUNYA.

Catalunya es una de las comunidades autónomas mejor situadas en la mejora de estos aspectos en los últimos años, con más medidas destinadas a mejorar la organización del trabajo, la conciliación y la flexibilidad, aunque todavía están por delante en productividad y calidad de Empleo otras regiones como Madrid y Navarra. A la cola se encuentran Galicia y Extremadura.

Por sectores, los servicios financieros son los más productivos, mientras que la agricultura es el que menos, según el estudio, que incide en que la mejora de productividad a través de la calidad del empleo se puede conseguir tanto en los sectores de alto contenido tecnológico o intensivos en conocimiento como en los sectores de bajo contenido tecnológico o poco intensivos en conocimiento.

Además, los sectores de bajo contenido tecnológico, por tener menor productividad, experimentan mayores mejoras al mejorar la calidad del empleo, destacó Suriñach.

El estudio también identifica las dimensiones de la calidad del empleo que reducen la productividad, como el aumento de la seguridad en el trabajo (cuya implantación de sisitemas de seguridad o protocolos de actuación restan tiempo a la producción) o el diálogo social (por conflictos sindicales que hacen perder horas de trabajo).

Sin embargo, Suriñach destacó que esta incidencia negativa no llega al 1% en las diferencias de productividad entre regiones y sectores en España y que el hecho de que hagan perder horas de trabajo no significa que no tengan una gran importancia en reducir los costes sociales, como los que suponen los accidentes laborales.