Actualizado 19/05/2007 01:36 CET

27-M- Aznar dice que Zapatero "es el peor presidente" de España y que hablará "mientras vea problemas serios" en el país

Acusa al PSOE para "intentar perpetuarse en el poder y arrinconar al PP" FERROL, 18 May. (EUROPA PRESS) -

El ex presidente del Gobierno José María Aznar aseguró hoy que, pese a que ha pasado a la segunda línea política tras dejar la presidencia de su partido, su voz siempre se oirá "mientras vea problemas serios para el futuro de España", como los que según él existen en la actualidad en relación al modelo territorial del Estado y a la lucha antiterrorista.

En un mitin de campaña en Ferrol, Aznar explicó que no echa de menos "nada más" que a la gente y "una cosa", que el próximo 27 de mayo, además de que el PP tenga "un gran éxito", las elecciones municipales se conviertan "en un paso decisivo para que España tenga un presidente como Mariano Rajoy, que sustituya al peor presidente de la historia de España", algo que ambiciona "de todo corazón, con toda sinceridad y más ambición que nadie".

Ante los 800 simpatizantes que acudieron a la cena mitin celebrada en Ferrol, el ex jefe del Ejecutivo se mostró muy duro con el actual Gobierno socialista y lamentó que se haya dedicado a "avivar enfrentamientos entre españoles", tras lo cual se preguntó por qué "se ha puesto patas arriba las bases constitucionales" en las cuales se forjó el actual Estado y por qué "han roto el consenso en la unidad antiterrorista".

Aznar aseguró que "el secreto básico que dio lugar al éxito de España" era el consenso logrado en la transición y se preguntó por qué los elementos fundamentales que forjaron la estabilidad del país "se han quebrado, los han roto y han saltado por los aires" desde el año 2004. "¿Por qué se dedican a remover tumbas, hablar del pasado, de la República y a enfrentar a la gente?", insistió.

GRAN NACIÓN

"Una nación no puede dudar de sí misma", advirtió Aznar, que reconoció sentir envidia de la actitud del recientemente elegido presidente de la República francesa, Nicolas Sarkozy, quien dijo que ama a Francia. Frente a ello, se preguntó cómo puede Zapatero gobernar la nación española "si no sabe si existe" y le acusó de estar intentando gobernar "algo en lo que no cree".

En ese sentido, enfatizó que España es una gran nación, "plural, pero una nación", así como un Estado, "descentralizado, pero un Estado". Por ello, pidió que no se ponga en peligro la nación y que no se lleve a cabo una política "que signifique el desmantelamiento del Estado como ocurre en estos momentos en España". "No es descubriendo todos los días una nación en cada campanario de cada pueblo de cada provincia de España como se construye un gran Estado", concluyó.

Finalmente, consideró que el PP "ha sabido reaccionar y reaccionar bien" ante la actitud del PSOE, que según él ha roto los consensos "para intentar perpetuarse en el poder y arrinconar al PP". Asimismo, denunció que los socialistas "no tenían mandato" para llevar a cabo estas políticas, porque "no se presentaron diciendo que querían convertir a España en un Estado confederal".

En el ámbito autonómico, destacó que los gobiernos del PP presentaron una "limpia hoja de servicios para Galicia" y concluyó "con legítimo orgullo" que "nadie ha apostado tanto y ha invertido tanto y nadie ha conseguido tanto" como los populares hicieron gobernando Galicia y España.